Nación lanzó una plataforma de streaming gratuita para la distribución de obras musicales

El Instituto Nacional de la Música (INAMU) presentó la Agregadora de Música Argentina (AMA): una distribuidora de carácter público, que se encargará de repartir los trabajos de artistas argentinos entre las diferentes plataformas digitales, de forma totalmente gratuita. Hasta el momento, este trabajo era hecho por empresas extranjeras, que ofrecían tarifas en dólares y llegaban a quedarse con hasta el 50% de las regalías que obtenían los músicos.
Así como antes existía el distribuidor que llevaba los discos en formato físico a las disquerías, hoy existen las agregadoras o distribuidoras digitales para que las obras estén disponibles en Spotify, Deezer, iTunes, YouTube, Tidal, entre otras. Los artistas no pueden subir directamente sus canciones, para esto es necesario un intermediario que se encargue de entregar la música en las plataformas digitales y recibir los fondos generados por las reproducciones.

Nacional y popular

Como la mayoría de las distribuidoras que funcionan en Argentina son extranjeras con representación local, y cobran tarifas dolarizadas, el INAMU creó su propia agregadora, que comenzará a funcionar en diciembre y brindará la posibilidad de mejorar el acceso y circulación de música nacional en las plataformas digitales. Los artistas podrán poner a disposición sus obras, sin costo, y conocer con certeza el detalle de las liquidaciones por reproducciones.
Gustavo Rohdenburg, artista y coordinador del Banco Nacional de Música Independiente del INAMU, explicó que el 80% de la obra musical que se publica dentro del país tiene formato digital, mientras que en el mundo existen cerca de 200 plataformas de streaming, de las cuales hay aproximadamente diez que tienen mayor popularidad. “Para llegar a esas plataformas lo artistas tenemos que hacerlo sí o sí a través de una distribuidora digital. El Instituto Nacional de la Música viene trabajando hace más o menos un año y medio en la Agregadora de Música Argentina, que va a ser una distribuidora digital, nacional, de liquidación transparente y en moneda extranjera”, comentó.
Tras remarcar que “la industria no permite que el músico gestione de forma directa con las plataformas”, por lo que los artistas se ven obligados a contratar a una empresa que actúe de intermediaria, Rohdenburg indicó que con la herramienta del INAMU los intérpretes tendrán la posibilidad de elegir una alternativa a las agregadoras extranjeras, que cobran en dólares y se quedan con un porcentaje de las regalías.
“El servicio de AMA va a ser gratuito, la liquidación va a ser totalmente transparente y clara. Los pagos de regalías según la cantidad de reproducciones van a ser trimestrales y van a venir con un informe en donde se detallará en qué plataforma y en qué país tuvo más escuchas, por ejemplo. Creemos que en un año o dos se va a visibilizar más en plataformas la música argentina y en particular la independiente, porque va a haber más material y fomento”, adelantó el funcionario del INAMU.
Y agregó: “Con esto el INAMU no busca un fin de lucro, sino que apunta a facilitar una herramienta de acceso gratuito y libre. Las distribuidoras que están funcionando hoy, que son extranjeras, cuando firman el contrato con los artistas retienen un porcentaje que puede ser del 20%, 30% y hasta 50% de las regalías, porque es su sostén económico. Con AMA, el 100% va a ir para los músicos. Sin embargo, la tarifa de la regalía es establecida con las plataformas. Ese dato va a venir en el informe trimestral”.

Funcionamiento

En promedio, las plataformas digitales pagan un dólar por cada 10.000 o 9.000 reproducciones. Dependiendo de la popularidad y el alcance del artista, hay algunos que logran tener una ganancia, otros que trabajan con pérdidas y otros que logran, al menos, compensar lo invertido en la distribución de su trabajo.
La Agregadora de Música Argentina se lanzará a inicios de diciembre. Como primer paso, el INAMU acercará cupones o vales a las asociaciones de músicos de cada provincia o ciudad, para que estas los repartan entre los artistas que los necesiten.
“Por ejemplo, el Qubil, de Rosario, o SUMA, la asociación de músicos de Santa Fe, van a recibir 50 cupones y esas entidades van a articular con los socios para entregárselos directamente. Ese cupón te permite acceder al panel de control y hacer la gestión, mediante un usuario propio, con el código ISRC y los datos mínimos que necesitamos para publicar y monetizar”, explicó Rohdenburg.
En este sentido, destacó que también se capacitará a los músicos sobre cuestiones que hacen a la monetización de la música y al registro de los derechos intelectuales: se les informará cómo tener los códigos ISRC, el repertorio declarado en CAPIF, el registro en DNDA, cómo cobrar en SADAIC y algunos requisitos gráficos, entre otros aspectos.
Para poner en funcionamiento esta distribuidora, el INAMU ya realizó acuerdos con los principales servicios de streaming, junto con otras 100 plataformas.
El INAMU funciona como un ente público nacional, de gestión mixta entre fondo y funcionarios públicos, y el sector privado de la música, representado en ONGs, sindicatos y federaciones. El organismo dispone de un presidente y vice designados por el Poder Ejecutivo, mientras que también cuenta con un Comité Representativo y una Asamblea Federal, integrada por todos los secretarios de cultura de cada una de las veintitrés provincias del país, y de la Ciudad de Buenos Aires. Es esa asamblea la que aprueba los balances anuales, por ejemplo. El principal financiamiento del INAMU proviene de la Ley N° 26.522: recibe un 2% de todo lo recaudado por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

ÚLTIMAS NOTICIAS