SEGÚN LA COMPARACIÓN GLOBAL DEL PRECIO DE LA CONOCIDA HAMBURGUESA

Índice Big Mac: a cuánto debería cotizar el dólar en la Argentina


Como hace cada seis meses, a mediados de enero y de julio de cada año, The Economist actualizó el ´Índice Big Mac”, que estima cuán alineadas o desalineadas respecto del dólar están las monedas de veinte países que comercian con EEUU, entre ellos la Argentina.

El índice, que la revista británica creó y publica desde 1986, se basa en la teoría de “paridad del poder adquisitivo”, según la cual a largo plazo el tipo de cambio “correcto” entre dos monedas debería ser aquel que permite, en una moneda u otra, adquirir una misma canasta de bienes y servicios.

El Big Mac, de la cadena McDonalds, un ícono de la globalización, fue elegido como medida por ser un producto relativamente homogéneo (aproximadamente los mismos ingredientes y similar servicio), más sencillo de comparar que una “canasta” de bienes y servicios, que supone elaboraciones y cálculos más complejos.

El precio del Big Mac relevado en cuatro ciudades de la Argentina arroja un promedio de $320, contra USD 5,66 que cuesta en promedio en EEUU. Para igualar el precio entre ambos países, el dólar debería valer en la Argentina $56,54, mucho menos que el tipo de cambio oficial de $85,37 de fines de diciembre, y menos aún que la cotización libre, en $159 por estas horas. De lo que resulta que el peso argentino está “subvaluado” un 33,8%, que es la medida en que –según el índice– debería disminuir el valor del dólar.

La conclusión suena extraña si se tiene en cuenta que los dólares financieros y el libre cuestan bastante más, no menos que el oficial, pero tampoco hay que olvidar que la Argentina está hoy, respecto de los ingresos, precios y monedas de otros países del mundo, virtualmente “regalada” y que hay una situación de inflación reprimida por los controles de precios, servicios semicongelados y fortísima recesión que no impidieron, sin embargo, que en 2020 superara el 36% anual.

Otro factor que relativiza la comparación es que el índice Big Mac para la Argentina se volvió menos representativo desde que el entonces secretario de Comercio, Guillermo Moreno, aplicó un cerrojo sobre el precio local del producto, que los locales de la cadena empezaron a hacer menos visible, prefiriendo destacar otras variedades cuyos precios no reocupaban tanto a Moreno en tanto no afectaban el índice, que también tiene sus intríngulis para la India, donde el Maharaja Mac no tiene carne, aunque –dice The Economist– “es lo suficientemente consistente” para ser incluido.

Una serie para la Argentina entre 2000 y 2020 muestra también que, según el Índice Big Mac, el peso argentino lleva la mayor parte del siglo XXI subvaluado, salvo un pequeño período en la etapa inicial del cepo cambiario que inició a fines de 2011 el primer gobierno de Cristina Kirchner y antecedió a la devaluación que instrumentó Axel Kicillof. Un índice tan sencillo como el Big Mac no puede captar demasiados detalles de una economía local, pero revela los momentos extremos.(Fuente:Infobae)


COMENTARIOS