JORNADA ANUAL CON MÁS DE 40 VOLUNTARIOS

Plantación masiva de cipreses en Laguna La Zeta de Esquel

Con la participación de más de cuarenta jóvenes, se realizó la plantación de cipreses en la Reserva Natural Urbana de Esquel que preserva 1100 hectáreas de biodiversidad y promueve el desarrollo sustentable. Con un Plan de Manejo activo, se reemplazan pinos exóticos por vegetación nativa, beneficiando a la comunidad con actividades recreativas y educativas
La plantación de especies nativas en la Reserva Natural Urbana Laguna La Zeta, Esquel, se lleva delante de manera voluntaria por el grupo Restauración con Especies Nativas de la Comisión Asesora y por otras Instituciones. La Reserva Natural Urbana fue creada por iniciativa de un grupo de vecinos y promulgada por la Ordenanza Municipal Nº 23/2013. Incluye un Plan de Manejo que garantiza las expectativas expresadas por la comunidad sobre el área.
Los objetivos de la misma son los de preservar las condiciones ambientales del lugar, mantener el carácter público del espacio, crear las condiciones para que el área sea valorada por la comunidad y promover el desarrollo armónico y sustentable de actividades recreativas, educativas, deportivas, forestales, económicas, y de restauración ecológica.
Dentro de la Comisión Asesora, donde participa INTA Esquel, se ha conformado el grupo Restauración con Especies Nativas, conformada por vecinos autoconvocados e instituciones, los cuales vienen desarrollando actividades de enriquecimiento con especies nativas, conforme a los objetivos planteados por el Plan de Manejo. Así, desde el año 2018 y con la participación creciente de estudiantes y vecinos, se han forestado un total de 2.890 plantas, ciprés de la cordillera y otras especies, abarcando una superficie total de 10,8 ha. A la fecha casi la totalidad de los plantines utilizados han sido provistos por el vivero del INTA EEA Esquel de Aldea Escolar.

La Zeta

La reserva Laguna la Zeta cuenta con una superficie total de 1100 hectáreas (ha), en las que encontramos 755 de pinos y 94 de bosque y matorral nativo. Cada uno de estos espacios, cumplen distintas funciones, acorde al Plan de Manejo. Así, las forestaciones con pinos, pertenecientes al bosque comunal de Esquel, y realizadas por la comuna, cumplen una importante función de protección de las laderas, principalmente las que se orientan hacia la ciudad, ya que favorecen la fijación de suelos limitando los procesos erosivos gravitacionales y aluviales, los cuales eran muy habituales antes de las plantaciones. Además, dan un marco forestal valioso y de impacto visual positivo para la ciudad, ofreciendo un espacio para realizar actividades recreativas, de educación y turísticas y donde los vecinos de Esquel concurren en otoño a recolectar hongos. Además, mediante un manejo adecuado, los bosques comunales podrían ser una fuente de recursos para la comunidad de Esquel, utilizando su madera para construir y calefaccionar.
Los bosques nativos, constituidos por 52 ha de un bosque de cipreses y 42 ha de pequeños relictos con matorral de la zona, son de gran importancia por un lado para la conservación de la biodiversidad y del capital natural y por los servicios ecosistémicos que brindan.
El Plan de Manejo vigente de la RNU establece que es importante aumentar la superficie de Bosque Nativo. A partir del año 2013, desde la creación de la Reserva Natural Urbana, se prioriza el reemplazo paulatino de las plantaciones de coníferas exóticas por vegetación nativa. A su vez, la existencia de pinos de gran porte favorece la restauración con especies nativas al ofrecer protección para el establecimiento de renovales.
Los sectores de bosque nativo se han visto reducidos en su extensión con el correr de los años, debido a la recurrencia de incendios, plantación de especies exóticas y el efecto del ganado.
Con la creación de la Reserva, se constituyó la Comisión Asesora, que es un órgano de consulta constituida por un Presidente y cuenta con la participación de numerosas instituciones y/o asociaciones, que la integran por medio de un representante. Dentro del modelo de gestión de la RNU, para la elaboración del Plan Operativo Anual y su correspondiente Presupuesto de Gastos, como así también para toda otra gestión que se proponga.
Desde el año 2022, junto a estudiantes de la Carrera de Guardaparque Universitario de la Facultad de Ciencias Naturales de la UNPSJB, se realizó la cosecha de semillas de un relicto de cipreses adultos dentro de la reserva, los cuales están siendo viverizados para utilizar plantines en las forestaciones, conservando la genética local de estas poblaciones.
Las plantaciones de enriquecimiento se realizaron en distintos claros dentro de la matriz de plantaciones de pinos y nativas. Estos 48 claros abarcan una superficie de total de 94 ha, y se encuentran distribuidos en la totalidad de la RNU con una disposición en pequeños parches, en pequeños cañadones y claros, en una matriz principal de plantaciones de pinos y de vegetación esteparia en menor medida.
Se realizó el enriquecimiento con especies nativas de 11 de los 48 relictos, que se han mapeado en la RNU. Durante el mes de mayo del presente año y con la participación de más de 40 jóvenes se realizó una nueva plantación de 400 cipreses en tres sitios de la reserva.

ÚLTIMAS NOTICIAS