ESPECIALISTA ADVIERTEN QUE "SUELE HABER UN PÚBLICO QUE OBSERVA Y NO HACE NADA, Y ES IGUALMENTE CULPABLE"

Qué es el «happy slapping», la tendencia adolescente a viralizar las agresiones

La golpiza sufrida por una adolescente de 12 años en una plaza de Comodoro Rivadavia, generó un repudio generalizado por parte de la sociedad en general, pero también reabrió la discusión sobre la violencia que atraviesa a muchos adolescentes.
En diálogo con División Noticias, la licenciada en Psicología Ana Laura Romero (M.P.:0800) planteó que «hay un nivel de violencia que resulta difícil de entender, pero lo que también veo, más allá de la agresión, es que hay alguien más que está grabando; y nos preguntamos cómo alguien estuvo grabando esto y nadie fue a ayudar». Asimismo, hizo referencia a la tendencia denominada «happy slapping», que frecuentemente involucra a adolescentes que graban agresiones previamente planeadas o espontáneas, para viralizarlas a través de medios y plataformas digitales.

Antecedentes

El término fue acuñado en el Reino Unido en 2005 y, según estadísticas globales, en el 61% de los casos los agresores son amigos o compañeros. Por tal motivo, este tipo de agresión se re­laciona directamente con el cyberbullying (o ciberacoso), e incluso los especialistas trazan una conexión directa entre varias formas de violencia diferentes: el acoso escolar puede llevar al ciberbullying y, si el primero es grabado y publicado en Internet, se define como «happy slapping».

Virales

«Las peleas callejeras y en el colegio suceden con frecuencia más común de lo que podría esperarse, pero también hay ciertas cuestiones que nos acompañan en este período y desde hace muchos años, que son conductas naturalizadas que los adolescentes buscan para llamar la atención, e incluso para que los demás los vean», apuntó la profesional, advirtiendo que «hay una tendencia que se llama ‘happy slapping’ («abofeteada feliz», en su traducción del inglés), que es cuando se graba una agresión y se sube a la red para que se haga viral y que todo el mundo la pueda ver».

«Hay alguien que observa y no hace nada»

Sobre esto último, Romero precisó que «la agresión puede ser verbal o física, como el caso actual, o sexual; obviamente, hay muchos involucrados en esto y puede ser algo consensuado previamente entre un grupo de pares, o bien algo espontáneo» y calificó dicha tendencia como «grave», ya que «no solo hay una persona agredida sino también un público observando y sin hacer nada».
«Cuando pensamos en la viralización de imágenes, tenemos que considerar que el que está grabando es tan culpable como el que está pegando, porque no está haciendo nada para impedir la agresión», señaló la psicóloga.

«Que no se repita»

Por su parte, el comisario Juan José Ale, titular de la Seccional Quinta, habló sobre la agresión y la calificó como «muy violenta», agregando que «primeramente nos abocamos a determinar dónde había ocurrido el hecho y quiénes habían sido las personas involucradas; luego logramos que la madre (de la víctima) se acercara a esta dependencia el mismo día a radicar la denuncia, en razón de que su hija menor había sido agredida físicamente y resultando lesionada» y sumando a ello que la exposición fue realizada «con certificado médico en mano, pero fundamentalmente la mujer pretendía un acercamiento a los padres de la otra menor para poder entender los motivos de semejante agresión; creemos que se podrá acercar a las partes para que este inconveniente no se repita».

ÚLTIMAS NOTICIAS

Edición Impresa
Suplemento Patagonia Viva