CON EL RESPALDO DE LA OEI Y AUSPICIADO POR PAE

Capacitan a equipos directivos de escuelas de Nivel Inicial


Con el objetivo de brindarle herramientas para fortalecer la gestión institucional a las escuelas el Ministerio de Educación de Chubut implementó el programa “Hacer escuelas”, a cargo del especialista Mauro Di María, y que cuenta con el respaldo de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación y el auspicio de la empresa Pan American Energy, como parte de los programas de responsabilidad social que lleva adelante.
Esta nueva edición, que ya se aplicó en años anteriores a supervisores y directores de los niveles Primario y Secundario, estará dirigida a equipos directivos de Nivel Inicial de Comodoro Rivadavia, Trelew, Rawson y Puerto Madryn, y tendrá una duración de dos años.

El turno del Nivel Inicial

“Después del trabajo con Primaria y Secundaria, creo que es un acierto de la ministra de Educación, Florencia Perata, haber decidido que el programa llegue al Nivel Inicial, porque es el nivel fundante de las trayectorias educativas de nuestros alumnos y alumnas y la calidad de esas experiencias van a permitir fortalecer o no la vida escolar en los niveles inmediatamente siguientes”, consideró Di María.
En tal sentido, dijo que “está demostrado que quienes fueron al Nivel Inicial ponen en juego otras herramientas simbólicas en la Primaria y en la Secundaria. El Nivel Inicial trabaja temas de sociabilización temprana pero también incluye a los niños y niñas en un ambiente alfabetizador, favorece el rendimiento académico en la escuela primaria y la continuidad de las trayectorias en los siguientes niveles”, explicó.

Mejora institucional

Hacer Escuela se propone brindarles a los equipos directivos herramientas para que consoliden un proyecto educativo. En los hechos, acompaña a las escuelas en el armado del diseño de un plan de mejora, a partir de un diagnóstico institucional real que identifique con claridad cuáles son los aspectos que se deben mejorar. Se busca el planteo de metas de mejora a donde llegar, cuando finalice el recorrido de esta propuesta.
“El rol de los directivos es muy importante hacia el interior de la institución, para consolidar un proyecto educativo y para poder sostener la vida institucional a partir de la conformación de equipos. Los estilos de conducción que adopten dejan una huella incluso en el ámbito más íntimo como puede ser el aula. Por eso, este programa los acompaña porque las directoras aprenden a ser directoras en la propia práctica”, indicó Di María.
Por eso, agregó que conducir una institución es una tarea compleja, que demanda la puesta en juego de herramientas conceptuales y metodológicas que tienen mucha especificidad.
«Muchas veces se requiere una mirada desde afuera, que ayude a pensar formas de ser y estar en la escuela para que las cosas que hacemos como directivos potencien el proyecto educativo y contribuyan a fortalecer las trayectorias educativas de los y las estudiantes”, dijo Mauro Di María.

Metodología de trabajo

Durante los dos años de formación, se plantean una serie de encuentros presenciales pero en el actual contexto de emergencia sanitaria, la realidad obligó a realizar cambios. Este trayecto tendrá un fuerte uso de las plataformas virtuales para que el contacto entre los cinco grupos de docentes y la referente de Chubut sea fluido.
“Cuando la situación sanitaria lo permita, haremos visitas presenciales. Hacer Escuela posibilita a sus protagonistas, profundizar sobre temáticas que son afines a sus tareas diarias. Vamos abordando temas que están en el círculo de preocupación y de influencia de los equipos directivos, ofrecemos bibliografía, herramientas e instrumentos para la gestión que son muy potentes y la posibilidad de vincularse con un capacitador de mucho renombre como es, para el caso de Chubut, la especialista Victoria Abregú”, abundó Di María.
Asimismo, destacó que la definición de buena escuela es la que marca el norte de esta propuesta formativa que alienta a los docentes a plantearse metas para que las instituciones mejoren.
“Un buen jardín es el que abraza incluyendo a todos, que focaliza la enseñanza y el aprendizaje, que promueve un ambiente alfabetizador, que trabaja para vincular el juego con el aprendizaje y el placer, que potencia la curiosidad», aclaró.
Sin embargo, dejó en claro que emprender un proceso de mejora no significa cambiar necesariamente todo. «Así como hay cosas que cambiar y mejorar hay otras del formato del jardín que debemos salvaguardar, los jardines sobre todo de Chubut están llenos de buenas prácticas y es necesario que en ese trabajo de revisión y volverse a mirar, visibilizar las buenas prácticas e institucionalizarlas”, indicó.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS