TRAS LAS SALIDAS DE AGUSTÍN ROSSI Y DANIEL ARROYO

Taiana será el nuevo ministro de Defensa y Zabaleta el de Desarrollo Social

Once días pasaron desde que, por televisión, Alberto Fernández reveló la regla presidencial de que los ministros que quisieran ser precandidatos debían dejar sus cargos, lo que forzó las salidas de Daniel Arroyo y Agustín Rossi.
El jefe de Gabinete Santiago Cafiero anunció que mañana a las 18 en Defensa asumirá Jorge Taiana, lo cual supuso una sorpresa y en Desarrollo Social, el nuevo ministro será Juan Zabaleta, el intendente de Hurlingham, tal como ya se había anticipado.
«Aprovecho también para agradecerles todo el esfuerzo que hicieron Rossi como Arroyo, fueron excelentes compañeros de trabajo y de gabinete, en un momento que la gestión de la pandemia hizo que la voluntad de quienes acompañamos al Presidente esté puesta como prioritaria», les dedicó Cafiero a los salientes funcionarios.
Arroyo está doceavo en la boleta todista bonaerense, lo que igual le garantiza un regreso a la Cámara de Diputados. Menos cierto es el futuro de Rossi: resistió que ambos Fernández apoyaran al gobernador Omar Perotti, al mantener su precandidatura a senador por Santa Fe, que generó uno de los cortocircuitos más fuertes del oficialismo.
Sin novedades con el desembarco del segundo alcalde albertista al gabinete, con un Zabaleta que se suma a Gabriel Katopodis (Obras Públicas), la expectativa estaba puesta en la sucesión de Rossi, de innegable ADN kirchnerista, de recordado pasado en el conflicto K contra el campo. «Soldado» de la militancia como se define, verticalista por abrazar el peronismo, el santafesino se había enrolado en uno de los principales defensores del albertismo puertas adentro.
Se barajaron varios nombres, desde un improbable mudanza ministerial de Sabrina Frederic de Seguridad, aprovechando su paso por Defensa en su CV, hasta el ya comodín recurrente de Daniel Scioli. El embajador argentino en Brasil viene sonando en todas las danzas de rumores. Un «tapado» que se había sumado era otro intendente, el de Ezeiza, Alejandro Granados.
La constante entre los distintos rumoreados era que Fernández (Alberto) tendría la decisión final y no Fernández (Cristina). En la Casa Rosada especulaban que regresaría la regla original para el reparto del poder ejecutivo del oficialismo, como asumió el 10 de diciembre. No obstante, desde entonces, en cada salida ministerial fue ganando peso la socia mayoritaria del FdT, la Vicepresidenta.
Un nuevo revés para el proto-albertismo, que si bien resistió la partida de Cafiero y logró ubicar a las cabezas de lista, sigue entregando ministerios. Igual el anuncio de hoy tiene un tono «salomónico»: el jefe de Estado logró ubicar a un resistido por La Cámpora a manejar una caja millonaria que también era codiciada por los movimientos sociales. El actual senador, en cambio, es una pieza del engranaje cristinista.
Por eso el regreso de Taiana a un ministerio sorprende pero no tanto. Si bien en su momento, Cristina Kirchner lo echó de la Cancillería con bombos y platillos después de una fuerte discusión en 2010, hubo un reencuentro (anterior al que tuvo con Alberto) para sumarlo como su suplente a la boleta bonaerense de la entonces Unidad Ciudadana, cuando el dirigente peronista ya era una figura del Movimiento Evita. La organización social, más tarde, le reprochó su reconciliación con la actual Vice.
Más recientemente, el nombre de Taiana resonó en pleno escándalo del Vacunatorio VIP: fue junto a Eduardo Valdes, uno de los dos legisladores que fueron inmunizados en febrero, argumentando que eran parte de una comitiva presidencial de un viaje al que, al final, fueron bajados.
Senador desde que reemplazó a Cristina Kirchner, ahora el propio Taiana debería ser reemplazado en la Cámara alta: en la boleta de 2017 continuaba Juliana Di Tullio, una de las actuales directoras del Banco Provincia, quien ya estuvo en el Congreso. Causalidad o no: en su época de diputada llegó presidir el bloque del Frente para la Victoria, el mismo despacho que supo usar Rossi un tiempo antes.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Edición Impresa
Suplemento Patagonia Viva