LAS BANCAS SON DEL PUEBLO QUE ELIGE A SUS REPRESENTANTES

En un intento de “partidocracia”, el Pro querría arrebatarle la banca a López


Tras la decisión del Tribunal de Disciplina del PRO, que decidió expulsar y desafiliar al diputado Sebastián López; las autoridades partidarias pretenderían arrebatarle la banca. Según trascendió, el PRO argumentaría que la banca es del partido. Sin embargo, de acuerdo a la Constitución, las bancas son del pueblo que elije a sus representantes.
Del análisis que hiciera hace algún tiempo, el abogado constitucionalista, Jorge Vanossi, acerca de la banca y su pertenencia, se desprende que los partidos políticos, son una herramienta de la democracia, por lo tanto, si el partido pretendiera arrogarse la facultad de revocar el mandato de un legislador (que integró la lista en los comicios), estaría usufructuando la potestad electiva que sólo es del pueblo.

Los argumentos de Vanossi

En su análisis sobre la pertenencia de las bancas legislativas, Vanossi sostiene que “el partido político resulta el único instrumento apto para designar y elegir a aquellos que han de ocupar los cargos electivos. Intervienen con exclusividad en la postulación de candidatos, pero ello no los autoriza a arrogarse la titularidad de las bancas de los candidatos electos. Ello es así toda vez que la presencia de los partidos políticos en la democracia representativa se asienta en que, a través del partido, se cumple el esquema de la representación política de una manera organizada, permitiendo la participación disciplinada del electorado enrolado en una u otra ideología política. No presupone en manera alguna cercenar el derecho inalienable del pueblo -único y exclusivo titular-, que es el derecho de elegir a través del sufragio”.
Vanossi remarca que “el partido nomina, y el pueblo elige a través de la función pública no estatal del voto. Quiere decir que el titular del derecho es el pueblo, y los partidos políticos resultan los moldes donde estos derechos se vierten en la búsqueda de la organización política de la sociedad”.
Es claro entonces que al “acto de nominación” por parte del partido se le suma el “acto de la elección” por parte del cuerpo electoral.
Por lo tanto, si el partido pretendiera arrogarse la facultad de revocar el mandato de un legislador (que integró la lista en los comicios), estaría usufructuando la potestad electiva que sólo es del pueblo. El derecho soberano de elegir lo tiene el pueblo. El partido lo único que hace es nominar.
“De lo dicho se infiere categóricamente que las bancas no pertenecen al partido, sino al pueblo”, exponía el diputado Nacional MC, Jorge Vanossi.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS