SE ESTABLECE INCORPORACIÓN DEL 1% DEL PERSONAL EN EL SECTOR PÚBLICO

Diputados aprobó el proyecto de cupo laboral trans


El proyecto de ley para establecer un cupo laboral para personas travestis, transexuales y transgéneros, cuestión reclamada desde hace años por este colectivo, obtuvo el aval en la Cámara de Diputados y fue girado al Senado.

Con 207 votos a favor, 11 en contra y 7 abstenciones, la iniciativa denominada “Diana Sacayán-Lohana Berkins” logró un amplio acompañamiento, aunque no fue votada por unanimidad. El texto surgió de un consenso de más de una docena de propuestas presentadas por legisladores de diferentes bloques.

En ese sentido, los votos en contra fueron de los diputados del Pro Juan Aicega, Federico Angelini, Jorge Enríquez, Alejandro García, Osmar Monaldi, José Luis Patiño, María Carla Piccolomini, Dina Rezinovsky, Francisco Sánchez, David Schlereth y Pablo Torello. Se abstuvieron Héctor Baldassi, Javier Campos, Alicia Fregonese, Gustavo Hein, Humberto Orrego, Luis Pastori y Carmen Polledo, todos de Juntos por el Cambio.

Los argumentos

Abrió el debate la presidenta de la Comisión de Mujeres y Diversidad, Mónica Macha (FdT), quien recordó que el Poder Ejecutivo plantó un antecedente con un decreto sobre cupo laboral trans. “Hay una urgencia que fue rápidamente reconocida desde nuestro Gobierno”, destacó.

Esta ley apunta a “darle más estabilidad a esta política y poder generar también un hecho político muy merecido”, señaló la diputada, que resaltó que “la militancia transfeminista viene transitando una larga historia y ha demostrado, hemos demostrado, una capacidad colectiva de convertir a los problemas en políticas, y a la exclusión y la violencia, en orgullo, encuentro y victorias”.

“No hay otro motivo del desempleo estructural de la comunidad travesti-trans más que su identidad de género”, aseguró la oficialista, que apuntó que “es la violencia patriarcal que se traduce en desigualdades, estereotipos, odios, exclusiones y discriminación” y las personas travestis-trans “son sometidas a una violencia estructural que articula género, clase y racismo social”.

Argumentando su abstención, la diputada Carmen Polledo (Pro) explicó que el primer artículo de la Ley de Identidad de Género contempla que “toda persona tiene derecho al reconocimiento de su identidad de género y a ser tratada e identificada de acuerdo a ello”, por eso “con la buena intención de favorecer la inclusión laboral, optar por un sistema de cupos implica desconocer esos derechos y generar un acto discriminatorio”.

Según la macrista, “al obligar a cumplir un cupo, deviene imprescindible la creación de un registro, como el que efectivamente se propone” y “para alguien que ha logrado que se le reconozca su identidad autopercibida, incluso en su documento” el hecho de que “para acceder al empleo deba inscribirse en un registro de personas es dar un paso atrás, con el que gran parte de ese colectivo no está de acuerdo”.

El proyecto

El proyecto de ley tiene por objeto “establecer medidas de acción positiva orientadas a lograr la efectiva inclusión laboral de las personas travestis, transexuales y transgénero, con el fin de promover la igualdad real de oportunidades en todo el territorio de la República Argentina”.

Se establece que “el Estado Nacional, comprendiendo los tres poderes que lo integran, los Ministerios Públicos, los organismos descentralizados o autárquicos, los entes públicos no estatales, las empresas y sociedades del Estado, deben ocupar en una proporción no inferior al 1% de la totalidad de su personal con personas travestis, transexuales y transgénero, en todas las modalidades de contratación regular vigentes”.

La iniciativa indica que los organismos tendrán que “establecer reservas de puestos de trabajo a ser ocupados exclusivamente por personas travestis, transexuales o transgénero”, entre otros aspectos.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS