LA EMPRESA CERRÓ LA SUCURSAL, LES DEBEN UN MES Y MEDIO DE SUELDO Y NO HAY NINGÚN TIPO DE NOTIFICACIÓN

Crece la incertidumbre para los trabajadores de Garbarino

A poco más de un mes del cierre de la sucursal Puerto Madryn de Garbarino, la concejala y referente del Sindicato de Empleados de Comercio (SEC), Andrea Moyano, explicó cuál es la situación actual de los trabajadores y trabajadoras que estaban en la empresa: «La verdad es que no hay noticias favorables para los trabajadores de Garbarino, no solo acá en Madryn sino en todo el país. Son 4500 personas las afectadas en este conflicto en el que tomó intervención el Ministerio de Trabajo de la Nación y la Federación de Empleados de Comercio. A los empleados les deben parte del sueldo de marzo y todo el sueldo de abril, lo único que se logró en la última audiencia fue un depósito a cuenta del sueldo de marzo».

Deudas

Según indicó Moyano, la empresa aduce problemas económicos y financieros para no hacer frente a las deudas salariales y a los acuerdos con los trabajadores que arreglaron la desvinculación: «En algunos casos son en 18 meses y ni siquiera han podido cumplir con la segunda cuota de esos acuerdos. La empresa manifiesta estar abierta al diálogo, a buscar una solución, pero la realidad es que no lo demuestra en los hechos. La situación de Madryn es exactamente igual a la del resto del país».

Sin traslado

Cuando la sucursal de Puerto Madryn cerró sus puertas, una de las posibilidades era que los trabajadores acepten un traslado a otra sucursal cercana, pero finalmente esto no ocurrió: «La propuesta es una primera instancia era pasar a Trelew, luego, cuando alguno podía llegar a aceptar, la abogada de la empresa manifestó que debía ser a Comodoro Rivadavia o a Bahía Blanca, poniendo trabas para que no se trasladen. No era una opción, era una excusa para dilatar, porque la sucursal de Trelew está casi en la misma situación».

Limbo

En cuanto a la situación laboral, la concejala madrynense explicó que «no fueron notificados de la suspensión en ningún momento, ellos siguen siendo empleados en relación de dependencia a los que no se les asigna tarea pero tampoco se los notifica de la suspensión, lo que significaría una reducción del 25 por ciento del sueldo y están en este limbo en el que es difícil reclamar». Vale aclarar que el local de la esquina de 28 de Julio y Bartolomé Mitre ya fue vaciado, se sacó la cartelería y fue devuelto a sus propietarios a fines del mes pasado

ÚLTIMAS NOTICIAS

Edición Impresa
Suplemento Patagonia Viva