PARA 2021 PROYECTAN UNA REDUCCIÓN DE ENTRE EL 41% Y EL 51%

Los pasajes aéreos vendidos cayeron a niveles de 2003


Los importantes descensos que se registran en el transporte aéreo mundial y regional continúan provocando graves tensiones de liquidez para las empresas y los proveedores; en ese contexto, el presidente del Consejo de la Organización de Aviación Civil Internacional, Salvatore Sciacchitano, destacó que en términos de capacidad global de asientos se ha regresado a los niveles del año 2003 y que la Organización proyecta una reducción global de pasajeros de entre el 41% y el 51% para 2021, en comparación con la disminución del 60% que detectó para 2020.

Proveer una cooperación entre Gobiernos e industria

En el marco de sus últimas recomendaciones de respuesta y recuperación se han identificado nuevas prioridades para ayudar a la alineación internacional de las medidas y promover una cooperación más eficaz entre los gobiernos y la industria.
«Esta última fase de las orientaciones y recomendaciones del Grupo de Trabajo se ha centrado en cuestiones específicas relacionadas con las estrategias de gestión de riesgos a varios niveles de los Estados. Apoya la creación de corredores aéreos de salud pública, promueve la distribución segura y eficiente de vacunas a nivel mundial y los servicios aéreos universales de carga, y promueve los certificados estandarizados de pruebas de COVID-19 para su uso internacional seguro», confirmó.
Añadió que «también incluyen actualizaciones sobre la vacunación de las tripulaciones aéreas, prioridades de seguridad relacionadas con la recuperación por sectores, y un llamamiento para que los funcionarios nacionales de aviación civil y transporte promuevan con enérgicamente las prioridades económicas y de salud pública del transporte aéreo.»
Sciacchitano destacó que el cumplimiento de estos objetivos a corto plazo dependerá del establecimiento de estrategias nacionales y regionales de gestión de riesgos para abrir gradualmente las rutas aéreas, y de que los responsables nacionales tengan más en cuenta el papel del transporte aéreo como impulsor y potenciador de la capacidad de recuperación económica.
También se identificaron como preocupaciones futuras otras repercusiones a largo plazo para los modelos de negocio y las operaciones del transporte aéreo tradicional después de la pandemia, ya sean debido a la aceleración de la digitalización o a las mayores expectativas de los pasajeros en cuanto a opciones de viaje más saludables y sostenibles.

Crisis económica

El máximo responsable de la Organización concluyó subrayando que «la pandemia del COVID-19 no es sólo una crisis sanitaria, sino también una crisis económica y financiera que plantea a los gobiernos compromisos muy difíciles en términos de prioridades sanitarias, económicas y sociales».
Anunció que la Organización de Aviación Civil Internacional tiene previsto una conferencia de alto nivel sobre estos temas para este mes de octubre.
Finalmente, Sciacchitano elogió a los Estados latinoamericanos por el nuevo acuerdo de liberalización de la carga aérea regional para reforzar el transporte de vacunas y la recuperación a largo plazo en toda América Latina, así como por la capacidad general de resistencia y respuesta a la pandemia que han demostrado hasta la fecha.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS