LIGA NACIONAL DE BÁSQUET

“El Verde” cayó en el primer juego y este jueves va por la recuperación


En el inicio de los Playoffs de la Liga Nacional de Básquetbol para Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia, cayeron por 79 – 70 en un disputado encuentro ante Boca Juniors, que se llevó el primer punto de la serie.
Por eso, este jueves desde las 18 horas, los dirigidos por Martin Villagrán buscarán la recuperación en el segundo partido y así estirar la definición clasificatoria a un tercer cotejo el sábado.

Ganar este jueves para seguir con esperanza de clasificación

En el inicio de los cuartos de final de La Liga Nacional de Basquetbol, Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia cayó el pasado martes ante Boca Juniors, por 79-70 en el juego 1 de la serie disputada en el Estadio Héctor Etchart.
Un cotejo peleado, atractivo y de trámite aguerrido se dio entre “Verdes” y “Xeneizes”, con el extranjero Tavario Miller con 21 pts., seguido por Adrián Boccia y Manuel Buendía con 16 cada uno para los finalmente ganadores. En tanto, que por parte de Gimnasia, se destacó Sebastián Orresta que terminó como máximo anotador con 18. Yoanki Mencia sumó 13 y Juan Manuel Rivero 10.
Este jueves, en el juego 2 de la serie, los chubutenses tendrán la posibilidad de recuperarse y llevar la definicion a un tercer partido. En la tarde de jueves, se medirán desde las 18:00 horas, nuevamente en el Estadio de Ferrocarril Oeste en el barrio de Caballito.

Un disputado juego 1 en Playoffs

Impredecible y de ida y vuelta, con dos equipos de Gimnasia y Boca Juniors, tratando de imponer su ritmo, su plan de juego y su estrategia. El partido circuló por los carriles esperados, parejo, sin sacarse grandes diferencias. Cada defensa y ataque exitoso se festejó, y ese desborde enérgico se sintió, sin tanta presión pero sí con mucho oficio desde ambos bandos. Terminó siendo victoria para Boca por 79-70, que dio un paso importante en la serie para quedar match point.
Boca no gozó de la mejor versión de Schattmann, quien no pudo asumir muchas responsabilidades porque el planteo rival funcionó pero encontró variantes gracias a un Miller (21 puntos y 9 rebotes, con 31 de valoración) dominante cerca del aro, la experiencia de Boccia (16 más 6) y la figura de Buendía que demostró por qué fue el mejor sexto hombre de la Liga, entregando soluciones en todo momento.
Fue fundamental el trabajo de Buendía, quien se cargó el equipo al hombro y contagió a sus compañeros: firmó una planilla de 16 puntos, 6 asistencias y 25 de valoración. Fue el revulsivo Xeneize, protagonista exclusivo de la reacción que le permitió dar una desventaja de nueve puntos. La rebeldía del cordobés tuvo un impacto positivo en sus compañeros, enchufándolos en el trámite. Fue uno de los mejores partidos, por fineza, peso dentro del juego y la importancia de unos cuartos de final, para el base cordobés que dio otra demostración de su maduración. Fue el motor del equipo gracias a su lectura, su precisión y su carácter.
Gimnasia por su parte trató de provocar errores en Boca: su propuesta fue tapar todas las variantes de la otra vereda. En ataque también supo responder con buenos argumentos gracias al gran pasaje de Yoanki Mencia en el tramo decisivo. Más allá del arranque intenso de Orresta más algunos highlights de Giorgetti, Romero y Rivero, se desdibujó sobre el final y no pudo seguirle el paso a Boca.
El arranque favoreció a Boca, que con un juego más dinámico y veloz empezó a llevar a Gimnasia hacia una situación un tanto incómoda, teniendo sobre todo a un Tavario Miller imparable (12 puntos en el primer tiempo). El trámite varió un poco en el segundo periodo, donde Gimnasia encontró buenos argumentos a partir de Orresta desde la base junto a algunas acciones de Rivero y Giorgetti. No obstante, el primer tiempo finalizó 36-33 para los de Gonzalo García, un resultado que fue consecuencia de la evolución defensiva del Verde que limitó al ataque de Boca.
Gimnasia terminó de encontrarle la vuelta ya en el arranque del complemento. Secó a Miller y su defensa no le permitió a Boca lastimar con su fluidez habitual. Schattmann fue quien más sufrió el partido y recién pudo marcar sus primeros puntos en el último cuarto. El Mens-Sana encontró argumentos con la potencia de Mencia como emblema y consiguió una ventaja de nueve puntos. Pero Boca reaccionó a partir de su tiro externo, especialmente a partir del determinante ingreso de Buendía que le permitió cerrar mejor el penúltimo parcial con un resultado exiguo de cuatro puntos (60-56) y el desenlace por definirse.
En el final se vio lo mejor: Buendía terminó de convertirse en la figura del equipo por su preponderancia en el momento justo y por darle aire a un Boca que consumó su remontada para llevarse el primer juego de la serie de cuartos de final. Con actitud, mucho carácter y el factor Buendía bien escoltado por el tándem Miller-Boccia, el Xeneize argumentó su ilusión de semifinales.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS