A confesión de parte…


“Fui el ministro más duro del país”, afirmó Federico Massoni, defendiendo las cuestionables prácticas aplicadas en el inicio del Aislamiento Obligatorio cuando se detenían personas por circular fuera del horario autorizado, y que motivaron casi medio centenar de denuncias por apremios ilegales. De hecho Massoni fue llamado al orden por una Jueza que hizo lugar a una presentación de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, entre otras organizaciones. El Ministro de Seguridad de Chubut argumenta que su intención era proteger la salud. Lo que resulta llamativo es que esas rudas prácticas del “ministro más duro del país”, no serían igualmente aplicadas cuando se trata de combatir el delito. Si bien se lo ve a Massoni protagonizando videos cuasi cinematográficos en allanamientos por delitos varios, especialmente narcomenudeo, crecen los cuestionamientos por el incremento de delitos de robo de gran envergadura y que atentan contra actividades económicas que generan puestos de trabajo. “Deberían cuidarnos un poco mejor”, se lamentó este viernes un empresario que fue víctima de dos robos millonarios en la misma semana.


COMENTARIOS