DURANTE TODO EL AÑO PRÓXIMO LA DEUDA LLEGARÁ A LOS 63.800 MILLONES DE DÓLARES

Entre enero y junio de 2020 Argentina tendrá que pagar U$S 45.000 millones


A pocos menos de una semana para el traspaso de mando a nivel nacional, desde la administración de Mauricio Macri, con el propio presidente a la cabeza, ya comenzaron a defender las gestiones realizadas durante estos últimos cuatro años, al tiempo que ya se posicionan como la principal fuerza opositora al inminente gobierno de Alberto Fernández.
El primer intento arrancó con la difusión de un documento de ocho puntos en el cual se defendía la gestión en materia económica con numerosos datos que no se condicen con los propios oficiales como el de la creación de un millón de empleos y con nudos argumentales que apelan más al prejuicio que a la realidad.
El segundo intento ocurrió en estos días cuando el actual ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, en declaraciones a la prensa volvió a la carga afirmando entre otras cosas que hay “reservas más que suficientes”, que la deuda “no es alta” o que ahora hay “buenos cimientos” de cara a lo que viene minimizando la grave situación económico-social. Afirmó también que se tomó deuda para pagar el déficit recibido, haciendo una ensalada entre ingresos y egresos en distintos tiempos y monedas.
Pero además el titular de la cartera económica de nuestro país se refirió al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el cual se habría cumplido con “todo”. Al respecto, el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda elaboró un informe en el que sostuvo que “lo cierto es que usaron los dólares del Fondo para la fuga de capitales, entre otras cosas”.

Próximos vencimientos

“Al contrario de las voces oficiales, la herencia en materia de endeudamiento presionará, a diferencia de lo que ocurría en 2015, sobre el presupuesto público y sobre las reservas del Central dificultando tanto la posibilidad de hacer políticas fiscales expansivas como de alimentar la liquides en el mercado de cambios para contener a los tipos de cambio (oficial, etc.), evitando una devaluación mayor y una aceleración del proceso inflacionario”, indicó el documento realizado por la alta casa de estudios bonaerense.
Vale destacar que entre enero y junio del 2020 el Tesoro Nacional deberá cancelar vencimientos por 45.000 millones de dólares. De estos, 26.000 millones están nominados en moneda nacional (57%) y 19.000 millones en moneda extranjera (42%). Excluyendo la deuda intra Estado, los vencimientos ascienden a 24.000 millones de dólares, con la mitad nominada en moneda dura.
En una mirada de más largo plazo, los vencimientos de la deuda alcanzan los 200.000 millones de dólares entre 2020 y 2023. Durante los primeros dos años se observan vencimientos en moneda extranjera por 30.000 millones de dólares por año y en los últimos dos por más de 40.000 millones de dólares por año.

Clic para Ampliar

Peor composición

A su vez, no sólo el stock de deuda sobre el Producto Bruto Interno (PBI) creció sustancialmente sino que empeoró su composición. La deuda en moneda extranjera se incrementó en 87.000 millones de dólares (54%) mientras que la nominada en pesos cayó en 13.000 millones de dólares (-18%) entre 2015 y el 2019.
De la misma forma, la deuda protegida por tribunales extranjeros creció en 76.000 millones (116%) desde 2015. En cambio, la deuda protegida por tribunales locales se mantuvo constante.
Asimismo, se privilegió la deuda con privados (95%), a la deuda intra Estado. La deuda con privados en 2015 rondaba los 74.000 millones y en el segundo trimestre del 2019 ya sumaba unos 144.000 millones. La deuda con organismos financieros internacionales se disparó en un 135% desde 2015.
En tanto, los compromisos con no residentes (deuda externa) creció 163% en estos últimos cuatro años, esto es un incremento por 104.000 millones de dólares. Además, la relación deuda pública sobre exportaciones creció 112 puntos porcentuales durante la presidencia de Macri.
Por otro lado, mientras el gasto primario cayó un 30% desde 2015 el peso de los intereses de la deuda pasó del 5,5% sobre dicho gasto a representar el 20% en 2019.

Deuda bruta

En otro orden, desde el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) afirmaron que el Tesoro argentino posee un total de 324.000 millones de dólares de deuda pública bruta, de los cuales el 20% vence en el año 2020 y el 62% en los próximos cuatro años. En el año 2020 Argentina deberá enfrentar vencimientos de deuda por concepto de capital e intereses por más de 63.800 millones de dólares (aproximadamente 15% del PIB). Estos vencimientos están compuestos por 14.800 millones de dólares de intereses y 49.000 millones de dólares de capital.
En un contexto donde los mercados voluntarios de deuda se encuentran cerrados para el país, con un Riesgo País mayor a los 2.000 puntos básicos, es altamente probable que se habilite un mecanismo de reestructuración de los vencimientos de deuda.
La concentración de los vencimientos en el corto plazo se encuentra acentuada en el primer semestre de 2020, donde se hallan los vencimientos de las Letras del Tesoro reperfiladas. Los vencimientos del primer semestre 2020 alcanzan los 44.700 millones de dólares, de los cuales las LETES y LECAPs representan la tercera parte. Argentina debe tomar decisiones rápidas en materia de deuda para no cortar los pagos ya comprometidos y no perder aún más confianza.
“Los procesos de reestructuración habitualmente comienzan con reuniones de sondeo con los acreedores y luego de recopilar información el Gobierno emite una oferta general, instancia en la cual los acreedores optan por aceptar o rechazar la propuesta oficial”, afirmaron desde el IARAF.
Frenar pagos ya comprometidos puede dar oxígeno en el corto plazo, pero para evitar futuras crisis y garantizar un ambiente económico más estable se necesita una mejora de las cuentas públicas que evite el sobreendeudamiento. El superávit primario, en primer lugar, evita que se siga tomando deuda para financiar el gasto y, en segundo término, permite el pago genuino de al menos una parte de los intereses de la deuda. En un proceso de reestructuración es clave realizar las reformas que permitan darle sostenibilidad al pago futuro de los compromisos externos.

Deuda chubutense

Vale recordar que días atrás el ministro de Economía y Crédito Público de Chubut, Oscar Antonena, confirmó que la deuda internacional la provincia patagónica es de 700 millones de dólares. “Trimestralmente tenemos que cumplir esos compromisos. Esos bonos se pagan con regalías”, consideró. En tanto, el pasivo con proveedores actualmente ronda los 1.000 millones de pesos.
Al respecto de esto último, el titular de dicha cartera afirmó que “nosotros cumplimos en el mes con las obligaciones”, mientras que sobre el pago de haberes, reconoció que “estamos pagando los haberes de octubre cuando tendríamos que haber cumplido del 1 al 5 del mes como marca la Ley”.
“Sí, tenemos una demora en el mes, pero no es default. Es un pago demorado en función de una realidad financiera de Chubut y el país. Chubut vive de regalías, coparticipación e ingresos propios”, aseguró el funcionario, al mismo tiempo que enfatizó que “en cuanto a la realidad económica del país, los ingresos son menores. Por la coyuntura de cada provincia, estamos tratando de cumplir. Tenemos que mitigar esta crisis”.


COMENTARIOS