EL NOSOCOMIO, CON SERVICIOS RESENTIDOS Y SOBREDEMANDA DE PACIENTES

Desde el hospital Ísola alertaron sobre la crisis operacional en el sistema de salud


Trabajadores del Hospital Zonal “Dr. Andrés Ísola” y de los Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS), nucleados en la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), llevaron adelante un encendido reclamo, ligado a la falta de pago de salarios en término y al incumplimiento, según explicaron, de varios puntos resueltos en las últimas paritarias, incluso “dos cláusulas gatillo que nos deben”, de acuerdo a lo vertido por empleados de la salud pública de la ciudad del Golfo.
En este contexto, realizaron un “cierre simbólico” de uno de los ingresos del nosocomio y se manifestaron con bombos y carteles, con leyendas como “Arcioni pagá”, “El silencio no es salud, organizate y luchá”, “Salud en lucha” y “Nos deben el sueldo, no tenemos obra social y aún así nos descuentan, no nos quieren pagar los aumentos acordados, siguen compañeros precarizados; hoy es San Perón, que trabaje el patrón”.
La operatividad del nosocomio, según indicaron, se vio resentida sobremanera en los últimos meses, producto de las medidas de fuerza que generó el conflicto mantenido con el Gobierno Provincial, donde las campañas de promoción realizadas en terreno, así como también las de vacunación según el calendario nacional, e incluso la de la fiebre amarilla, fueron reducidas o interrumpidas.
Otra cuestión de relevancia es que las bajas de personal no son reemplazadas por nuevos ingresos, como fuera otrora aprobado por la Legislatura Provincial con la modalidad de “altas por bajas”; ahora, “si un trabajador fallece o se jubila, no es reemplazado”, indicaron, asegurando a modo de ejemplo que “para el servicio de Enfermería no necesitamos tres, cuatro o cinco enfermeros, sino cincuenta y esa es la realidad”.

“Fuimos demasiado livianos”

Al respecto, el secretario gremial de ATE Puerto Madryn, Julio Belascuen, sostuvo que “la movida del viernes, acordada el día miércoles con los compañeros en asamblea, tiene que ver con tratar de visibilizar nuestro conflicto, que está bastante olvidado” y remarcó que “esperamos que se empiece a tratar la deuda que se tiene con Salud y demás”, agregando que los representantes gremiales habían sido citados a una reunión con autoridades provinciales a las 14 horas del viernes, la cual sobre las primeras horas de la mañana “no sabíamos de qué trataría o si iban a traer alguna propuesta del Gobierno, esperamos que sea una concreta y contundente, porque fuimos demasiado livianos y somos personas que seguimos trabajando”.
Además, el referente gremial explicó que “hacemos estas convocatorias los viernes porque estamos más libres dentro de los servicios y tenemos unas horas para manifestarnos”.

Pagos fuera de término

Por su parte, la doctora María Fuenzalida dio lectura a un comunicado elaborado por el Colectivo de Trabajadores de Salud del Hospital Ísola, a través del cual informó que “desde el día 10 de agosto de 2019, nos encontramos en medida de fuerza y paro por tiempo indeterminado, debido entre otros motivos a la defensa de la salud pública de calidad” y puntualizó que “reclamamos edificios sanitarios seguros y en condiciones, denunciamos incumplimiento del Gobierno por el pago del acuerdo salarial homologado en paritarias; repudiamos el pago fuera de término y de manera escalonada, según anuncios del Gobernador, hasta marzo del 2020”.

Sobredemanda, el común denominador

En la misma línea, enumeró el “incumplimiento del pago adeudado por la cláusula gatillo del 2019” y aseguró que “nunca se nos invitó a consensuar solución alguna a este conflicto, y las veces que se convocó a las entidades gremiales fue para informar conductas adoptadas por el Gobierno”.
Sobre esto último, expresó que “la población debe saber que la atención de Salud se ve limitada por la medida de fuerza y que algunos servicios del Hospital están con sobredemanda: servicios como Centros de Salud, donde se atiende en horarios reducidos, con atención de urgencia y tareas esenciales; las tareas de promoción y prevención están postergadas; en los servicios de Salud Mental, por ejemplo, no se realizan admisiones, y los dispositivos solo realizan seguimiento de situaciones complejas; servicio social con horarios de atención reducida y sólo se reciben urgencias”.

“El único responsable es Arcioni”

También, precisó, hay “atención reducida en consultorio externo y con sobredemanda de atención; servicios de rayos, sólo urgencias; igualmente para Laboratorio y con turno reducido; farmacia con horarios de atención reducida, lo mismo para oficinas administrativas, vacunación y la vacuna para la fiebre amarilla fue suspendida”, sumando a ello que “la Unidad Médica de Urgencias, el consultorio de demanda se realiza en Guardia, pero también con atención reducida y presentan sobredemanda de la misma”.
Al mismo tiempo, sostuvo que “estas y otras medidas son las que el Gobierno nos ha llevado a adoptar, el único responsable del conflicto es el Gobernador de la provincia, y es el que sigue sin la solución; provoca, discrimina y menosprecia al pleno de los trabajadores estatales en su conjunto, a la vez que pretende que paguemos la crisis que él y gobiernos anteriores generaron”.
Por último, destacó que “siempre estuvimos y estamos dispuestos al diálogo, y seguiremos insistiendo en que debe haber una respuesta certera a lo homologado y firmado en paritarias”.

Precarizados en PROSATE

Por otro lado, Belascuen explicó que la afectación en el servicio mencionada en el comunicado no ocurre solamente por la mañana, sino que “a la tarde también hay varios sectores trabajando, y lo cierto es que acá no se deja de trabajar; hoy (por el viernes), vemos mucha gente porque muchos podemos retirarnos de los servicios ya que hay reuniones de los mismos, pudiendo venir un poco más, pero generalmente no somos muchos porque hay que cubrir la Guardia y estar, eso es lo que pasa”.
Consultado sobre los históricos reclamos, que tienen que ver con los pases a planta y la apertura de COPICS, entre otros, explicó que “en concreto, los pases a planta se hicieron, ahora están tratando de pasar algunos precarizados que tenemos por PROSATE, y como siempre repito, necesitamos personal de Enfermería urgente; no tres, cuatro o cinco, sino cincuenta y esa es la verdad”.

“No damos abasto”

En otro orden, el secretario gremial de ATE mencionó que “no damos abasto, los compañeros nuestros de internación trabajan doce horas, y esto no es de ahora, no es del paro ni por el mismo: lo venimos peleando compañeros y jefes de todos lados, que se cansan de enviar notas y pedir”.
Asimismo, hizo referencia al estancamiento en el crecimiento de personal a partir de reemplazos necesarios por retiros o fallecimiento de empleados: “Las altas por bajas no se cumplen, es algo que los diputados votaron: si alguien fallece o hay alguna persona que se jubila, habría que tomar otra. Y si bien con el ministro que se fue y con el que ingresó (por Adrián Pizzi y Fabián Puratich) hay diálogo, no depende de eso; evidentemente, es Economía la que debe poner la plata, y estamos esperando que de la próxima traigan algo concreto y viable para todos los compañeros”, señaló.

Crisis de valores

En relación a esto último, Belascuen especificó que “por lo pronto, necesitamos que nos paguen todo lo que nos deben, y nosotros lo único que cobramos en Salud es antigüedad y zona, a raíz de los aumentos que teníamos” y aclaró que “cláusulas gatillos ya van dos que nos deben, entonces, queremos una solución porque creo que fuimos y somos demasiado pacíficos, somos gente de diálogo, queremos llegar a un acuerdo y nos brindamos por la comunidad; tenemos que trabajar para ella y el Gobierno tiene que entender que es parte de la misma”.
En este contexto, “si alguien tiene un accidente en esta provincia, quien lo va a asistir va a ser el Hospital público, donde los van a recuperar es en el hospital público y luego no importa qué obra social tenga la persona, si viene un jet y la lleva a Miami”, ironizó, concluyendo que “acá somos nosotros, del Hospital público, los que bancamos la salud de la población; ellos (por el Gobierno) tienen que entender eso, pero me parece que tienen la escala de valores cambiada, ya se los pregunté varias veces en las pocas reuniones que tuvimos y no nos supieron contestar nada”.


COMENTARIOS