LOS TRABAJADORES ESTATALES ANTICIPARON LA MEDIDA

Hoy y mañana habrá nuevamente paro en el Hospital de Madryn


En el marco de un nuevo capítulo del reclamo esgrimido por la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), desde el gremio anticiparon, a través de un comunicado, que nuevamente se efectuará un paro en el Hospital Zonal “Dr. Andrés Ísola” de la ciudad, con motivo de los diversos reclamos que desde hace tiempo viene manteniendo el sindicato con el Gobierno Provincial.
Se trata del cuarto episodio en dos meses, en el que trabajadores del ámbito de la Salud, que además de comprender al nosocomio local se extiende a los distintos Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS) de Puerto Madryn, realizan una retención de servicios, atentos a la “falta de diálogo” e ítems salariales adeudados, entre otras cuestiones planteadas.

Rechazo al ajuste

A través de una nota enviada a la delegada local de la Secretaría de Trabajo provincial, Marcela Curache, desde ATE Puerto Madryn informaron que “esta entidad sindical declara paro de Salud del Área Programática Norte, a partir de las 00:00 horas del día 21 de diciembre del corriente y por el término de 48 horas” y aclararon que se garantizarán, al igual que en ocasiones anteriores, “guardias mínimas y urgencias del sector”.
En relación a los motivos de la medida de fuerza, desde el gremio advirtieron: “Repudios de políticas de ajuste impulsadas por el gobierno nacional y el gobierno provincial”.
También, sumaron a ello el reclamo por los “descuentos salariales sufridos en el mes de octubre del corriente año” y advirtieron que se manifestarán “en defensa de nuestro Convenio Colectivo de Trabajo”.

Deudas, salarios y Salud Mental

Por otra parte, también citaron la problemática de los “pases a planta de los compañeros precarizados”, los “pagos adeudados de Trienal” y pidieron la “apertura de Copics”.
A su vez, ratificaron la negativa a la reforma de la Ley de Salud Mental; esta última cuestión fue motivo de polémica, semanas atrás, luego de que trascendiera la propuesta por parte del Gobierno Nacional de modificar la Ley 26.657, lo cual conllevaría, entre otras cuestiones, al regreso de las instituciones mentales conocidas como “manicomios”.
La iniciativa generó, en aquél entonces, la reacción de varios “usuarios, familiares y trabajadores de Salud Mental” que realizaron una protesta en el Monumento a la Mujer Galesa y criticaron la idea de “eliminar y sustituir las prácticas centradas en los derechos humanos de las personas, ubicando como único modelo de atención el Médico Hegemónico, farmacológico y de encierro”, al tiempo que advirtieron que el Decreto propuesto por Nación para la modificación de la Ley “establece un cambio sustancial en cuanto que reemplaza el concepto de ‘Padecimiento Mental’ por el de ‘Trastorno Mental’, por lo tanto, se pierde la perspectiva social e histórica de los padecimientos de las personas, reduciéndolos a su aspecto más biológico y determinista”.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS