ACUMULA UN INCREMENTO DE 25,9 POR CIENTO EN 2021

El dólar blue trepó a 209 pesos y marcó un récord histórico


El precio del dólar libre subió tres pesos este miércoles, para anotar un nuevo máximo histórico nominal, por encima de los valores alcanzados el pasado 11 de noviembre. La divisa marginal terminó pactada a $209 para la venta, con lo que acumula un incremento de 25,9% en 2021.
El reciente movimiento de precios volvió a posicionar al dólar “blue” como el más caro de todos los segmentos y la realidad es que este reciente salto alcista no debería sorprender, pues ya era anticipado por los analistas.

Hay una variedad de factores que explican esta tendencia que cobró la divisa en el mercado paralelo, de los que pueden destacarse cuatro:

1) Demanda estacional. A comienzos de diciembre se impuso la necesidad de pesos, puesto que empresas y particulares debieron afrontar los gastos propios de fin de año. Pagos de salarios, bonos y el medio aguinaldo llevó a la liquidación de divisas para hacerse de pesos. Pero ahora ese flujo se revirtió.
De cara al inicio de 2022, hay quienes prefieren dolarizar sus excedentes de pesos, ya sea como ahorro y precaución ante una aceleración inflacionaria (cobertura) o con miras a las vacaciones de verano en el caso de quienes planean viajar al exterior. Incluso muchos alquileres en los destinos turísticos domésticos son pactados en dólares, ante la falta de referencia de precios en pesos.
2) Escasa oferta. Como es natural en el reducido mercado paralelo, cuando el billete verde emprende un sendero alcista y no está claro el horizonte que puede tomar dicha alza, el número de vendedores disminuye. “Sube el dólar pese a que faltan los pesos, pero la oferta (de divisas) es mínima y esto se traduce en un mercado muy reducido”, explicó a Reuters una fuente del sistema cambiario.
La brecha cambiaria alcanza ahora el 103%, pero sigue lejos del 150% registrado el 23 de octubre del año pasado
La brecha con el tipo de cambio oficial -con un dólar mayorista en los $102,68- trepaba al 103,5%, lo que complica aún más a la tradicional informalidad en transacciones económicas que caracteriza a la economía argentina.
3) Retraso respecto de la inflación. El dólar libre viene rezagado respecto del índice general de precios, en torno al 50% anual, por unos 24 puntos. Que esta diferencia tienda a recortarse es parte de una dinámica previsible.
Si se observa el crecimiento de la circulación monetaria -que impulsa la inflación- desde que se instauró un rígido “cepo” cambiario con tope de USD 200 mensual para la demanda privada, hace 26 meses, los precios presentes del “blue” encajan dentro de esta norma.
4) Escasas reservas. Los activos internacionales del Banco Central están puestos a prueba, ante la ausencia de crédito externo, pues con esas divisas en poder de la entidad hay que cumplir con el pago de deuda que no puede ser refinanciada, mientras se negocia un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, hoy el principal acreedor del Estado argentino. (Infobae)


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS