UNA MAESTRA DE LA ESCUELA 36 DE RÍO MAYO RELATÓ CÓMO ES DAR CLASES CON LAS CLOACAS COLAPSADAS

«Los estudiantes terminan con dolor de cabeza por el olor que hay»



La profesora de Educación Física de la Escuela Nº36 de Río Mayo, Fernanda Oviedo, relató cómo es trabajar en el lugar en medio de los olores nauseabundos producidos por las cloacas desbordadas de la institución: «A veces es imposible trabajar por el olor. Es una escuela que tiene 50 años y nunca ha tenido grandes refacciones y se complica para dar clase. Además, es una escuela que comparte edificio con tres instituciones más».
La profesora, que también es mamá de una alumna, aseguró que «a las cloacas y a los baños les falta mantenimiento, a nosotros nos vendría bien que nos hagan dos baños completamente nuevos, que cambien las cañerías de la escuela».
En este contexto, Oviedo relató algo alarmante: «A veces los estudiantes terminan con dolor de cabeza, los docentes también. Tenemos que cortar las clases, porque a las once de la mañana es insostenible, no se puede estar del olor que hay».
En este contexto, los docentes, padres y madres han elevado varias notas de reclamo y «nadie nos da respuesta, no tenemos soluciones y la verdad que es muy difícil dar clases así».


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS