Fuerte y claro


Argentina apoyó en la OEA una resolución que declaró ilegítimas las elecciones de Nicaragua. «No fueron libres, justas ni transparentes y no tienen legitimidad democrática», dice el documento aprobado por la Asamblea General de la OEA. 25 países votaron a favor de la resolución, 7 se abstuvieron y solo la delegación del régimen votó en contra. Si bien algunos parecieron sorprendidos por el posicionamiento de Argentina, resultaría difícil ignorar que se trata del cuarto periodo consecutivo de Daniel Ortega y el segundo al que llega con Rosario Murillo en la Vicepresidencia. Esta vez, por medio de un proceso cuestionado por el encarcelamiento de siete aspirantes a candidatos presidenciales de la oposición y la notoria baja participación que no refleja el conteo oficial.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS