DESDE LA LIGA NAVAL AFIRMAN QUE LA DECISIÓN DE BRASIL DE ABRIL EL MERCADO IMPACTARÁ AÚN MÁS EN ARGENTINA

“Hoy tenemos una Marina Mercante casi inexistente”, advirtió Morales


El vicepresidente de la Liga Naval Argentina, Fernando Morales, analizó la actualidad de la flota mercante en el contexto de la pandemia, como así también en relación a la decisión de Brasil de «abrir el mercado» y dejar de comercializar exclusivamente con buques de bandera nacional.
En diálogo con AzM Radio, sostuvo que «el país no puede estar pendiente del humor de Buenos Aires, pero también es cierto que en otras cosas, a veces, allí se definen cosas entre funcionarios que no tienen la menor idea de la realidad de un sector marítimo, de un puerto pesquero, de uno como el de Puerto Madryn y de cómo influye la actividad marítima en el Comercio Exterior» y planteó que «recién en estos días, a partir del accidente del buque Ever Given, muchos funcionarios se empezaron a dar cuenta cómo, por ejemplo, el dragado de un canal es importante y por qué a veces hay que ser cuidadoso cuando se toman decisiones con respecto a la Hidrovía».

Brasil y la apertura al mercado

Sobre esto último Morales expuso que «en cuanto a la actividad marítima, hoy tenemos una Marina Mercante casi inexistente, Brasil acaba de darnos el golpe final ya que hay un acuerdo desde 1969 que establece que todas las importaciones y exportaciones desde Brasil y viceversa se hacen exclusivamente con buques de bandera brasilera o argentina; eso implica un tráfico de comercio de $20 mil millones de dólares al año» y aclaró que «no es que se va a dejar de comerciar la mercadería, pero Brasil dijo algo así como ‘no nos importa más hacerlo con buques brasileros o argentinos, lo vamos a hacer con la empresa que cobre menos; abrió el mercado y eso ‘mata’ a un pequeño grupo de empresas que se habían hecho fuertes en el tráfico regional».

El impacto de las grandes navieras

Consecuentemente, remarcó el referente de la Liga Naval, «nuestros buques ya no van a Europa o Estados Unidos ya que nuestra Marina Mercante fue diezmada ya en los años 90, pero no por la política económica sino por la falta de política, que hizo que cayéramos en manos de las grandes navieras, que le han infligido daño a otras marinas mercantes».
En el mismo sentido, Morales expuso que «nos queda un poquito de tráfico regional entre los puertos de Buenos Aires y Ushuaia, y luego tenemos la pesca que es el sector que más buques de bandera nacional tiene registrados».

Coronavirus en altamar

Sobre la actualidad del sector en el contexto de la pandemia y la posibilidad de que la Marina Mercante se paralice en un gran porcentaje, en caso de no obtener prioridad dentro de la campaña de vacunación, Morales fue contundente: «Si llegara un pesquero con población infectada, por un lado, el protocolo dice que hay que mantenerla aislada en el muelle con la guardia de Prefectura, o bien que el buque quede fondeado. Pero si los integrantes de la tripulación se empiezan a complicar y hay que internarlos, hay que disponer de esa cantidad de camas de las que en principio habría que disponer para la gente de la ciudad. Entonces, es un tema que no toca solo al marino, sino también al entorno».


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS