INFORME DEL INADI

Ocho de cada diez chubutenses ve la discriminación como problema social


El Diario | Politica | Regionales

La discriminación se constituye como uno de los principales flagelos de la actualidad y no es ajena a cualquier sociedad y comunidad del mundo. En la provincia de Chubut, la adhesión a la Ley Nacional de Cupo trans y los correspondientes acompañamientos de los municipios a la iniciativa, han mejorado el abordaje de la temática, pero todavía “existen muchas deudas en todos los ámbitos”, según expresó a El Diario una activista de género.
Días pasados, el presidente Alberto Fernández aseguró que tiene “el compromiso” de “garantizar y ampliar” los derechos de las mujeres y personas LGTBIQ+ de la Argentina, tras una reunión que mantuvo con la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Elizabeth Gómez Alcorta.
Los relevamientos realizados en Chubut por el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), dan cuenta de que todavía persisten algunos “mandatos” culturales, a pesar de la concientización de las nuevas generaciones respecto de la convivencia y la no discriminación.

Los más discriminados

Según el último “Mapa de la Discriminación-Chubut”, elaborado por la repartición nacional, 8 de cada 10 chubutenses encuestados asignan una “alta o mediana importancia” a la discriminación como problemática social.
En cuanto a la percepción sobre las personas más discriminadas dentro del territorio provincial, la comunidad LGBTIQ+ ocupa el cuarto lugar, por debajo de “migrantes de países limítrofes”, “personas con sobrepeso/obesidad” y “personas pobres”, en sintonía con la evaluación a nivel nacional, donde dichas categorías ocupan los mismos lugares.

Trabajo pendiente en las escuelas

Otro aspecto del informe elaborado por el INADI da cuenta de que, en Chubut las escuelas constituyen el ámbito donde más se discrimina; el segundo lugar lo ocupa la televisión, el tercero la calle y el cuarto los comercios.
Le siguen las oficinas públicas, empresas, boliches bailables, comisarías, revistas y el Poder Judicial en último lugar.

Clic para Ampliar

En primera persona

Sobre la discriminación en términos generales, el informe del INADI expone que “en la provincia de Chubut se observa que el 37% de las personas encuestadas afirman haber sufrido en primera persona un acto discriminatorio alguna vez”, sumando a ello que “más del 56% de los/as chubutenses señala haber presenciado un hecho de estas características”.
Asimismo, el documento señala: “Tomando entonces a quienes experimentaron discriminación de alguna de las dos maneras (sufriéndola en primera persona o bien, presenciándola a su alrededor), el porcentaje asciende a 70% de las/os encuestadas/os de Chubut, valor que supera en 5 puntos porcentuales la media nacional”.
Al respecto, la activista de género Andrea Car señaló que en Puerto Madryn “no se ve mucho” y fundamentó que “al ser una ciudad diversa eso no se nota; yo, por ejemplo, fui cajera de un mercado, tengo comercio, hay una chica trans que es docente de inglés y en la ciudad, de a poco, se va sumando”, aunque advirtió que “falta más difusión y una referente del colectivo que luche por los derechos de las demás mujeres y varones trans”.
En el mismo sentido, planteó la necesidad de “concientizar más sobre VIH-sida, y que la sexualidad es una forma de vida, no una ‘enfermedad’”.

Contención

Por otra parte, Car analizó que “hay muchas deudas pendientes de todos los Estados, como por ejemplo una Dirección de Género, un Centro de Atención diverso para tratamientos hormonales, inclusión laboral, programas para sacar a mujeres trans y travestis de la calle; planes de estudio para finalizar, ya sea a través del plan Fines o cualquier medio que lo facilite; un plan de vivienda o terrenos sociales, en definitiva hay muchas personas trans en Madryn que viven precariamente”.

Cupo Trans

Car agregó que “la adhesión a la Ley de Cupo Trans está, pero no está puesta en función y habría que ver cuáles serán las herramientas para llevarla adelante”, a la vez que recordó que “muchas personas del colectivo trans LGTBI no han tenidos muchas oportunidades de estudiar, terminar primarios o secundarios, y en este caso hay que buscar herramientas instructivas, constructivas y de formación, ya sea en oficios o en alguna profesión, esto debería ocurrir a nivel provincial y local”.

Discriminación y política

En el ámbito partidario, Car cuenta con una extensa trayectoria de militancia dentro del radicalismo: “Con la mayoría de los varones radicales me llevo genial, pero la actual conducción de la UCR en Madryn, a pesar de que nunca les hice nada, me echaron del Comité. Ahora, en Rawson, hay una mujer radical que todos los días sube fotos mías y me trata de todo, y acá en Madryn algunas radicales también muestran ‘cero sororidad’ conmigo”, advirtió.


COMENTARIOS

Comments are closed.