Detectan en ovinos resistencia a un parásito que afecta la producción

Se publicó el trabajo “resistencia de Fasciola hepatica a triclabendazol, primer reporte en ovinos de la provincia de Santa Cruz”, realizado por las Estaciones Experimentales Santa Cruz y Bariloche. La investigación presenta información relevante porque el parásito estudiado tiene un impacto negativo en la producción ganadera y por ello es una importante limitación para la producción ovina y bovina de la región. Por otra parte, el TCBZ ha sido el antiparasitario de elección para el tratamiento de la fasciolosis, debido a su alta eficacia contra los parásitos adultos e inmaduros.

El estudio se realizó en un establecimiento en Santa Cruz, cercano a Los Antiguos, donde se sospechó de una falla terapéutica del TCBZ debido a la observación de parásitos adultos en faenas de ovinos tratados con este fármaco. Se llevaron a cabo diferentes ensayos clínicos con la finalidad de evaluar la eficacia del TCBZ, así como de otros antiparasitarios fasciolicidas como el closantel (CLO), el nitroxinil (NTX), y el albendazol (ABZ). La eficacia para cada antiparasitario fue estimada mediante el Test de reducción del conteo de huevos en materia fecal (TRCH) y en el caso del ABZ mediante la prueba de eclosión de huevos in vitro (TEH).

De acuerdo a los resultados obtenidos, la eficacia fasciolicida de TCBZ fue del 53.4%, lo que confirma la presencia de una cepa de F. hepatica resistente al TCBZ. En contraste, tanto el CLO como el NTX mostraron una alta eficacia contra el parásito. Además, se demostró que la cepa era susceptible al ABZ en las pruebas de eclosión de huevos in vitro.

Una de las autoras, Marcela Larroza, Veterinaria de Grupo de Salud Animal de la Estación Experimental Agropecuaria, INTA Bariloche, explicó que “el trabajo surgió a partir de la sospecha en un establecimiento de la zona noreste de Santa Cruz sobre el funcionamiento del Triclabendazol”

Los técnicos del INTA primero trabajaron para identificar si las fallas en el tratamiento observadas a campo podían deberse a factores relacionados con el manejo, como una inadecuada administración del fármaco debido a jeringas y pistolas de dosificación defectuosas o mal reguladas, subdosificación debido a una estimación visual del peso corporal, etc. Luego de repasar con el productor todos estos factores y comprobar la adecuada administración de los productos, se programaron los ensayos para determinar el porcentaje de eficacia para cada uno de los antiparasitarios.

Larroza explicó que “si bien la forma de presentación más común es la fasciolosis crónica, donde se observa decaimiento, mal estado general y edemas característicos en la zona de la papada, los animales pueden estar parasitados sin mostrar signos clínicos evidentes, y aún así se producen importantes pérdidas en la producción. Estas pérdidas en los ovinos pueden ser mortandades, reducción en cantidad y calidad de lana, menores porcentajes de parición, menor crecimiento, lo que agregan los gastos de los tratamientos antiparasitarios».

“Hay varios varios antiparasitarios disponibles en diferentes en presentaciones comerciales para tratar la fasciola, pero no todas actúan contra los mismos estadios del parásito. La única droga que cubre todos los estadios es el triclabendazol, y por ello es la que más se utiliza”, desarrolló.

Larroza destacó que esta información es importante porque “permitirá tomar decisiones adecuadas sobre de qué antiparasitarios incluir en los planes sanitarios del establecimiento, dejando de lado el TCBZ”. “Una vez que se comprueba la resistencia a un antiparasitario no se debe seguir utilizando, ya que se seleccionarían cada vez más los parásitos resistentes”, desarrolló.

La veterinaria subrayó que “la resistencia a los antiparasitarios es un problema creciente en la ganadería, y este estudio destaca la importancia de monitorear la eficacia de los tratamientos para garantizar un control efectivo de las enfermedades. También se resalta la necesidad de un uso racional de los antihelmínticos y medidas de control integral para reducir la transmisión de parásitos y minimizar los impactos económicos del parasitismo”.

Los responsables del trabajo Resistencia de Fasciola hepatica al Triclabendazol: primer reporte en ovinos de la provincia de Santa Cruz, Patagonia Argentina son Marcela Larroza, Raúl Cabrera y Paula Soler del Grupo de Salud Animal, Estación Experimental Agropecuaria del INTA Bariloche; Marcelo Aguilar, de la Agencia de Extensión Rural INTA, San Julián; Julio Mora y Martín Roa, Agencia de Extensión Rural Los Antiguos; Juan P. Martinez Stanziola EEAf INTA Esquel y Laura Ceballos y Luis I. Alvarez del Laboratorio de Farmacología Centro de Investigación Veterinaria de Tandil (CIVETAN), UNCPBA-CICPBA-CONICET, Facultad de Ciencias Veterinarias.

ÚLTIMAS NOTICIAS