Confirmaron 39 muertos por el huracán Otis en Acapulco

El número de fallecidos por el paso del Huracán Otis, que azotó el pasado miércoles la costa sur del Pacífico mexicano, ascendió a 39 muertos y 10 personas permanecen desaparecidos, mientras las cifras de damnificados supera al millón de habitantes.

El balance de víctimas fatales fue actualizado por la fiscalía del Estado de Guerrero, mientras las estimaciones sobre la destrucción causada por el fenómeno ha sido realizada por expertos independientes al gobierno.

Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Seguridad, detalló que 19 de las víctimas son hombres y diez mujeres y que, según las primeras investigaciones, habrían fallecido ahogadas.

Mientras que la ayuda a los habitantes y turistas de la ciudad mexicana de Acapulco, devastada por el paso del huracán Otis, comenzó a llegar este sábado con mayor intensidad, informaron las autoridades.

Se desplegado más de 17.000 militares y efectivos de la Guardia Nacional, pero también el gobierno se vio obligado a reforzar la seguridad callejera en medio de escenas de saqueos de comercios y asalto de camiones que llevan agua y alimentos, consignó la agencia AFP.

Además, ya se siente la escasez de combustibles en esta ciudad del estado de Guerrero, en la costa sur de México, en medio de los síntomas de desabastecimiento por la interrupción que se registró de las vías de comunicación.

«Los uniformados han montado puntos de control en las carreteras para revisar los vehículos que van cargados de distintos productos, permitiendo que lleven sólo alimentos y productos de primera necesidad», se indicó.

En esos controles, fueron decomisadas bebidas alcohólicas, electrodomésticos y hasta juguetes, que se presume fueron sustraídos de tiendas, producto de los saqueos.

El gobierno mexicano detalló en un comunicado que ya entregaron 1.170 canastas de ayuda y este sábado se pretendía distribuir otras 10.000 en los sectores más empobrecidos de Acapulco, una ciudad portuaria de 780.000 habitantes.

Daños estimados

Según se anunció oficialmente unas 200.000 casas resultaron afectadas o destruidas, el 80% de los hoteles están severamente y numerosos comercios y restaurantes quedaron en ruinas.

Las primeras estimaciones de los daños que deja el paso de Otis evalúan que ascienden a unos 15.000 millones de dólares, según la consultora Enki Research, especializada en fenómenos naturales.

Acapulco, uno de los balnearios más populares del país, seguía sin telecomunicaciones, ni energía eléctrica en amplias zonas, mientras las calles mostraban pilas de escombros y árboles caídos, complicando el paso de vehículos.

Por otra parte, la Comisión Nacional del Agua seguía el desarrollo de un nuevo meteoro en el Pacífico sur, en las costas del estado de Chiapas (sur) y Centroamérica.

Las condiciones atmosféricas son propicias para «el desarrollo de una depresión tropical» para inicios de la próxima semana, detalló un reporte del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

Otis desafió todos los pronósticos y récords meteorológicos al pasar en unas seis horas de tormenta tropical a un huracán del máximo grado que golpeó la costa del estado de Guerrero con vientos sostenidos de 270km/h.

ÚLTIMAS NOTICIAS