RESULTADOS DE UN ESTUDIO CIENTÍFICO DE LONDRES

Aseguran que el canto de las aves beneficia la salud mental


Un estudio científico dirigido por académicos del King’s College London encontró que los encuentros cotidianos con aves mejoraban el estado de ánimo de las personas con depresión, así como de la población en general.
Los investigadores dijeron que los hallazgos sugirieron que los médicos podrían prescribir visitas a lugares con una gran cantidad de aves, como parques y canales, para tratar afecciones de salud mental. Y agregaron que sus hallazgos también destacan la necesidad de proteger mejor el medio ambiente y mejorar la biodiversidad en áreas urbanas, suburbanas y rurales para preservar los hábitats de las aves.
“Existe una creciente evidencia sobre los beneficios para la salud mental de estar cerca de la naturaleza e intuitivamente pensamos que la presencia del canto de los pájaros y los pájaros nos ayudarían a levantar el ánimo. Sin embargo, hay poca investigación que realmente haya investigado el impacto de las aves en la salud mental en tiempo real y en un entorno real. Al usar la aplicación Urban Mind, hemos demostrado por primera vez el vínculo directo entre ver u oír pájaros y un estado de ánimo positivo. Esperamos que esta evidencia pueda demostrar la importancia de proteger y proporcionar entornos para fomentar las aves, no solo para la biodiversidad sino también para nuestra salud mental”, precisó el autor principal del trabajo, Ryan Hammoud, asistente de investigación en el Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia (IoPPN) del King’s College de Londres.

Los resultados

El estudio, publicado en la revista Scientific Reports, rastreó los encuentros diarios con aves de 1292 participantes el año pasado a través de una aplicación para teléfonos inteligentes llamada Urban Mind. En el transcurso de dos semanas, a los participantes del Reino Unido, Europa, Estados Unidos, China y Australia se les pidió tres veces por día, en intervalos aleatorios, que registraran cómo se sentían, incluso si estaban felices o estresados, si podían ver árboles y si podían ver u oír pájaros. Las preguntas sobre la vista o canto de las aves, seguido de preguntas sobre el bienestar mental fueron diseñadas para permitir a los investigadores establecer una asociación entre los dos y estimar cuánto duró esta asociación.
Los investigadores encontraron que las puntuaciones promedio de bienestar mental de los participantes aumentaron cuando vieron u oyeron pájaros, incluso entre aquellos que revelaron que les habían diagnosticado depresión. Este efecto beneficioso también duró más allá del momento del encuentro con las aves, con niveles más altos de bienestar mental notados por los participantes que no vieron ni escucharon aves la próxima vez que registraron su estado de ánimo.
Sin embargo, este efecto positivo no persistió si los participantes no se encontraron con aves durante la evaluación posterior de su estado de ánimo, lo que, según los investigadores, indicaba “un posible efecto de relación causal de las aves en el bienestar mental”. El estudio también recopiló información sobre diagnósticos existentes de condiciones de salud mental. Un análisis de estos datos encontró que escuchar o ver aves estaba relacionado con mejoras en el bienestar mental tanto en personas sanas como en personas con depresión. Los investigadores demostraron que las asociaciones entre las aves y el bienestar mental no se explicaban por factores ambientales concurrentes, como la presencia de árboles, plantas o cursos de agua.
El socio de investigación y arquitecto paisajista Jo Gibbons, se preguntó: “¿Quién no se ha sintonizado con las complejidades melódicas del coro del amanecer temprano en una mañana de primavera? Una experiencia multisensorial que parece enriquecer el día a día, sea cual sea nuestro estado de ánimo o nuestro paradero. Esta emocionante investigación sustenta cuánto levanta el ánimo la vista y el sonido del canto de los pájaros. Captura evidencia intrigante de que un entorno biodiverso es restaurador en términos de bienestar mental. Que la estimulación sensual del canto de los pájaros, parte de esas ‘dosis’ diarias de naturaleza, es preciosa y perdurable en el tiempo.”
Andrea Mechelli, profesora de intervención temprana en salud mental en King’s College London, precisó: “Necesitamos crear y apoyar entornos, particularmente entornos urbanos, donde la vida de las aves sea una característica constante. Para tener una población saludable de aves, también necesitas plantas, también necesitas árboles. Necesitamos nutrir todo el ecosistema dentro de nuestras ciudades”.
Y agregó que el efecto positivo de los encuentros con aves en las personas con depresión fue significativo porque muchas “intervenciones que ayudan a las llamadas ‘personas sanas’ no funcionan para las personas con problemas de salud mental”. “Sabemos que el ejercicio hace que todos se sientan mejor. Pero es increíblemente desafiante motivar a alguien con depresión para que haga ejercicio. Mientras que el contacto con la vida de las aves es algo que, quizás, sea factible”, apuntó.
El artista Michael Smythe, de Nomad Projects, que ayudó al King’s College London a desarrollar la aplicación para teléfonos inteligentes para el estudio, dijo que la investigación también planteó preguntas sobre el vínculo entre las desigualdades en salud y el acceso a la naturaleza, y otras investigaciones mostraron que las áreas desfavorecidas a menudo tenían menos espacios verdes que las zonas ricas.
Adrián Thomas, autor de la Guía del canto de los pájaros de la Royal Society for the Protection of Birds, afirmó que los hallazgos del informe no fueron una sorpresa, ya que la mayoría de las personas describieron su reacción al canto de los pájaros como alegría. “El canto de los pájaros habría sido una vez la banda sonora natural de todas las vidas humanas, y creo que está incrustado en algún lugar profundo de nuestra psique. Está asociado con la primavera, la renovación y los buenos tiempos que se avecinan, que es solo una de las razones por las que debemos abordar esta crisis de la naturaleza y asegurarnos de que la naturaleza no se quede en silencio”, concluyó.

Más estudios avalan a las aves como terapia

Estudios anteriores también resaltaron que observar aves desde la casa contribuye a tener una buena salud mental Las personas que viven en vecindarios con más aves, arbustos y árboles son menos propensas a sufrir de depresión, ansiedad y estrés. Esto es lo que aseguraron en 2017 investigadores de la Universidad de Exeter, en Reino Unido, junto con expertos del Fondo Británico de Ornitología y de la Universidad de Queensland, Australia. La investigación, que involucró a cientos de personas, concluyó que poder ver aves y vegetación cerca de casa tiene efectos beneficiosos para la salud mental, ya se trate de vecindarios urbanos o de zonas suburbanas más verdes.
Para el estudio se evaluó la salud mental de más de 270 personas de diferentes edades, niveles socioeconómicos y etnicidad. Concluyeron que aquellos que pasaron menos tiempo al aire libre que lo acostumbrado en la semana anterior a ser entrevistados tendieron a reportar más ansiedad o depresión. Tras realizar extensos sondeos sobre número de aves durante la mañana y la tarde en las regiones inglesas de Milton Keynes, Bedford y Luton, el estudio encontró que los niveles más bajos de depresión, ansiedad y estrés estaban asociados con una mayor cantidad de aves que la gente podía ver en horas de la tarde.
Los investigadores estudiaron el número de aves en la tarde, que tienden a ser más bajos que los de la mañana, porque se ajustan más al número de pájaros que las personas tienen más probabilidad de ver en sus vecindarios de manera cotidiana. El trabajo contabilizó variedades de aves comunes como petirrojos, mirlos, herrerillos y cuervos, pero no encontró una correlación entre las especies de aves y la salud mental. La diferencia parece hacerla el número de aves que las personas podían ver desde sus ventanas, en los jardines o en los vecindarios.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Edición Impresa
Suplemento Patagonia Viva