MISTERIOS DEL UNIVERSO

El volcán de La Palma expulsa piedras semipreciosas


“A veces los volcanes pequeños producen gigantes, como este cristal de olivino de las lavas más recientes”. De esta forma el Instituto Vulcanológico de Canarias presentaba el cristal de olivino, una piedra semipreciosa que ha expulsado el volcán Cumbre Vieja durante su erupción.
Se trata de un compuesto habitual en las rocas ígneas que se encuentra muy presente en las Islas Canarias.
Sin embargo, se encuentra de un compuesto que se encuentra protegido y están consideradas como parte del patrimonio geológico de las islas, por lo que está prohibido retirarlas de su entorno natural.
Durante mucho tiempo el cristal de olivino estuvo considerado como un enigma científico dentro del mundo de la geología y la mineralogía, aunque, debido a su carácter semiprecioso, también se utiliza en joyería. Es común verlo en artículos de joyerías y su tono habitual es verde claro.
El origen de esta piedra semipreciosa es precisamente volcánico, por eso es común en las islas Canarias. Además de en la joyería, se utiliza en metalurgia, se utiliza como acondicionador de escorias, refractario y arena de fundición. Como fertilizante, ya que aporta magnesio y hierro como nutrientes al suelo. En tejas, ya que el color claro del polvo también permite que se use como relleno en pinturas especiales, asfalto, masillas y formulaciones de tejas.
El término olivino se refiere a un grupo de minerales formadores de roca que pertenecen a los silicatos, específicamente a los nesosilicatos. Forman parte de las rocas ígneas máficas y ultramáficas, como la peridotita, el gabro y los basaltos. De hecho, la peridotita es el componente principal del manto superior de la tierra; es decir, que cristalizan a una profundidad que es mayor al espesor de los continentes, a unos 70 kilómetros de profundidad. El gabro y el basalto son rocas ígneas que también tienen olivino y son representativas de la corteza oceánica y el piso oceánico.
Su color es casi siempre verde oliva, sin embargo, también puede tener colores amarillos verdosos brillantes y tonos pardos.
Los precios de una olivina tallada oscilan entre los 40 y los 300 euros el quilate.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS