MISTERIOS DEL UNIVERSO

¿Qué es el Planeta 9?


Un nuevo estudio realizado por un equipo internacional de astrónomos sugiere la existencia de un planeta rocoso con características similares a la Tierra y Marte en el denominado Sistema Solar exterior, un área ubicada después de Neptuno en la que también se encontraría el hipotético planeta 9. Sin embargo, el astro rocoso se encontraría más cerca de la posición de Neptuno que el planeta 9, un cuerpo mucho más grande y periférico.
Las concepciones actuales indican que el Sistema Solar posee tres grandes zonas: una interior, en la que se encuentran los cuatro planetas rocosos y más cercanos al Sol, o sea Mercurio, Venus, la Tierra y Marte, y otra exterior dominada por los «gigantes gaseosos» (Júpiter y Saturno) y los «gigantes helados» (Urano y Neptuno). Ambas zonas están divididas por el cinturón de asteroides principal, que separa a Marte y Júpiter
Sin embargo, existe una tercera región de nuestro Sistema Solar que se encuentra más allá de los denominados planetas locales, concretamente después de Neptuno. También llamada Cinturón de Kuiper, esta zona es el reino de los planetas enanos como Plutón, Sedna o Eris, incluyendo además cuerpos todavía más pequeños como los cometas. Aunque se encuentra identificado, este sector es todavía un misterio para los científicos.

Más allá de Neptuno

Precisamente, en esta región transneptuniana se encontraría el planeta 9, un astro helado de gran tamaño cuya existencia fue propuesta en 2016 pero aún no ha sido confirmada. Ahora, la nueva investigación publicada en Annual Review of Astronomy and Astrophysics sostiene que podría existir otro planeta en ese sector, pero más cerca de Neptuno que el planeta 9.
Sería un cuerpo rocoso, con una masa casi idéntica a la de Marte y que habría sido «expulsado» de las regiones exteriores del Sistema Solar por los gigantes gaseosos, en algún momento de la historia cósmica.
¿Cómo se explicaría la presencia de un planeta rocoso de las características de la Tierra y Marte más allá de Neptuno? De acuerdo a un artículo publicado en Phys.org, todo partiría de un «faltante» en las concepciones clásicas del Sistema Solar. Los investigadores creen que las simulaciones de la evolución del Sistema Solar no pueden explicar la configuración actual debido a la falta de información: en otras palabras, hay elementos y datos inexistentes que permitirían entender en forma integral la estructura del sistema y la formación de los planetas.

Los planetas expulsados

Para los autores del nuevo estudio, parte de esa información faltante involucraría a un planeta que en algún momento orbitó al Sol desde el Sistema Solar exterior, pero que ahora se localiza en el sector transneptuniano o incluso en las profundidades del espacio interestelar.
Este misterioso astro rocoso habría formado parte de un grupo de planetas ubicados en la «tercera zona» del Sistema Solar, pero que se habrían alejado a partir de la influencia gravitacional de los gigantes gaseosos y helados. Muchos de estos astros se habrían perdido en el espacio profundo, en tanto que otros podrían permanecer en las cercanías de Neptuno.
Según un artículo publicado en Inverse, los astrónomos piensan que es muy poco probable que nunca haya existido nada más grande que planetas enanos en el Sistema Solar exterior: por el contrario, piensan que el supuesto nuevo planeta rocoso o el planeta 9 son ejemplos de cuerpos que conformaron esta zona en algún momento, para luego abandonarla debido a la influencia de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS