BORIS JOHNSON LO LLAMÓ EL “FREEDOM DAY”

En Inglaterra levantaron todas las restricciones sanitarias


En el marco de una escalada de casos por el avance de la cepa delta, la variante más contagiosa del coronavirus, y a pesar de que hay un sector de la sociedad británica que no está de acuerdo con esta reapertura, hace unos días, Boris Johnson, primer ministro de Reino Unido, anunció lo que él llamó “Freedom day”, es decir, el día que después de 16 meses los ciudadanos pueden retomar su cotidianeidad prepandémica.
De esta manera, desde este lunes 19, ya no será necesario en el territorio inglés que los habitantes usen barbijo en lugares cerrados, tampoco habrá limitaciones en cuanto a la cantidad de personas que pueden ingresar a un lugar. En esta misma línea, no habrá horarios reducidos ni limitaciones en lo referido a reuniones sociales o entretenimiento nocturno.

Menos muertos y vacuna obligatoria

En lo referido a la cantidad de fallecidos, la curva disminuye cada vez más, ayudando al Gobierno británico a tomar este tipo de decisiones. “Los datos de PHE sugieren que una dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech o Oxford-AstraZeneca es 80% efectiva contra hospitalizaciones con la variante Delta, aumentando al 96% después de dos dosis”, puntualizaron.
“Se espera que las personas se protejan a sí mismas y a los demás mediante una elección informada y pasen al paso 4 con cautela”, remarcaron.
Por otro lado, en las primeras horas de este lunes, el primer ministro británico adelantó que desde finales de septiembre en Inglaterra la prueba de la vacunación completa será obligatoria para la entrada a los clubes nocturnos y otros lugares donde se reúnen grandes multitudes. “Las pruebas negativas ya no serán suficientes”, aclaró.
Según la información oficial, todos los mayores de 18 ahora pueden reservar una vacuna y casi el 60% de los menores de 25 han recibido al menos una dosis.

Johnson explicó que se va a reforzar las defensas de la vacuna reduciendo el intervalo de dosificación de 12 a 8 semanas para todos los adultos.
La mayoría de las restricciones legales se han levantado y reemplazado con orientación para permitir que las personas tomen sus propias decisiones informadas para manejar el virus, enfatizando la precaución y la responsabilidad personal a medida que los casos continúan aumentando.
El sistema de prueba, rastreo y aislamiento permanecerá, con todos los casos positivos legalmente requeridos de autoaislamiento. Los contactos de los casos positivos deben autoaislarse hasta el 16 de agosto, después de lo cual los adultos que hayan recibido dos dosis de la vacuna y todos los menores de 18 años estarán exentos.
“Se mantendrán los controles fronterizos, incluida la cuarentena para todos aquellos que viajen desde un país de la lista roja y para los países de la lista ámbar, a menos que estén doblemente vacunados”, aclararon.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS