27 pares de manos


En 2019, por el voto popular se eligieron 27 diputados provinciales en Chubut. Integraban tres bloques identificados con los tres frentes electorales que se expusieron al escrutinio popular. Los chubutenses eligieron, o más bien optaron por cada una de las fuerzas políticas que se presentaron a elecciones, porque en el sistema electoral vigente, ningún diputado llega a una banca por mérito propio; integran una lista sábana y según el resultado que obtenga el partido o frente electoral que encabeza la boleta, será el número de legisladores que lleguen a ocupar una banca. Sin embargo, conforme pasaron los meses, muchos de ellos decidieron que cada uno representa sus propios intereses, que ya no se sienten representados por el partido o el frente electoral que lo llevó a las urnas, y actualmente hay al menos siete fracciones en el parlamento provincial. Así las cosas, ahora entre las muchas responsabilidades que les ha delegado el Pueblo, deberán decidir acerca de la Iniciativa Popular, un proyecto que contaría con el aval de 30 mil firmas, es decir menos del 10 por ciento del electorado de Chubut. Un proyecto que intenta prohibir una actividad industrial que está avalada por la Constitución, y que está basado en una ilusoria conjetura proteccionista que pretende conquistar adeptos con argumentos falaces. Prohibir el desarrollo productivo y el aprovechamiento de recursos naturales, cualesquiera sean, sería como pretender que dejemos de usar gas natural, combustibles fósiles, ollas de aluminio, teléfonos móviles, computadoras, instrumental médico, prótesis de huesos o incluso baterías. Es decir que, votar en contra del desarrollo productivo que incluye el aprovechamiento de recursos, solo atenta contra una cosa en lo inmediato, el empleo. Ese supone el verdadero desafío de los legisladores de Chubut, si van a contribuir a sostener los empleos que ya existen en la industria, avalando la creación de nuevas fuentes de trabajo, o si van apelar a la demagogia y contribuir con su voto a que siga creciendo el desempleo en la provincia. En un año, se perdieron más de 125 mil empleos privados en la Argentina, y la estadística solo puede mejorar con inversión privada, y para ello se necesita legislación que garantice seguridad jurídica. Chubut no necesita tribuneros, demanda representes genuinos del Pueblo.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS