POR EL REBROTE DE COVID, DURANTE 30 DÍAS

Desde este lunes, Chile cerró completamente sus fronteras


A partir de este lunes 5 de abril, y durante 30 días, Chile cerró nuevamente sus fronteras para tratar de contener la expansión de los contagios de COVID-19, que sigue batiendo récords diarios y superando el millón de casos totales.
De esta forma, el gobierno chileno prohibió la salida al extranjero de chilenos y residentes, salvo que lo necesiten por motivos urgentes de carácter humanitario o tratamientos de salud, así como la llegada de turistas al país, mientras que a los camioneros que ingresen por tierra se les exigirá un test PRC negativo.
Los viajes al extranjero estarán restringidos tanto para chilenos como para extranjeros residentes en el país. Solo se podrá salir mediante una autorización extraordinaria por motivos urgentes y calificados de carácter humanitario, tratamientos de salud o gestiones imprescindibles para la marcha adecuada del país.
También por 30 días quedará prohibido el ingreso de extranjeros no residentes en Chile, con excepción de aquellos que no se encuentran bajo la categoría de «transmisión comunitaria» del virus según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Restricciones

Chile avanza en la vacunación masiva de la población, aunque los hospitales se encuentran al borde del colapso, el 83% de la población está confinada y las nuevas cepas del coronavirus se han hecho fuertes.
“Estamos viviendo momentos muy complejos de la pandemia no solo en Chile, sino en todo el mundo”, afirmó el vocero del Gobierno, Jaime Bellolio, y añadió: “Hemos debido tomar medidas más estrictas con el único objetivo de cuidar a las personas”.
Chile ya aplicaba desde hace unos días duras restricciones para los turistas, que tenían que llegar con un PCR negativo y pasar una cuarentena de 5 días en un hotel especial pagado de su bolsillo para luego continuar otros 5 días de encierro en su hospedaje elegido.
También fue anunciado el adelanto del toque de queda a la hora 21, se restringieron las actividades económicas de primera necesidad y se limitaron los permisos individuales que pueden pedir los ciudadanos para salir a la calle durante la cuarentena, unas medidas que buscan reducir la movilidad en un 30%.
Desde la Cámara de Comercio de Santiago criticaron estas medidas, que calificaron como discriminatorias hacia los pequeños y medianos empresarios e indicaron que puede haber “inconstitucionalidad”.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS