FUE IMPUTADO POR HOMICIDIO AGRAVADO

Prisión preventiva para el acusado del crimen de Acuña


El profesor de artes marciales M.A.A., de 37 años, continuará detenido en prisión preventiva imputado de ser el autor del homicidio de Fabián Acuña, cometido a mediados de enero en su gimnasio en la ciudad de Puerto Madryn. Lo dispuso el juez Horacio Yangüela a pedido de los fiscales Daniel Báez y Alex Williams, ya que la defensa no se opuso a la medida.
La denominada audiencia de apertura de investigación y control de detención se realizó este lunes de manera virtual, en la que los fiscales Báez y Williams relataron los pormenores de la investigación y los indicios que pesan sobre el detenido como sospechoso de ser el autor del crimen, a la vez que solicitaron que continúe detenido mientras avanza la investigación por el riesgo que se fugue o intente entorpecer la causa judicial.
Los funcionarios judiciales revelaron, como indicio de la probabilidad de entorpecimiento, que M.A.A. borró fotos de su teléfono celular. Pero las mismas fueron recuperadas en la pericia informática y permitieron lograr la detención. Y otro dato que se ventiló en la audiencia fue que la víctima y el victimario fueron vistos discutir en la vía pública días antes del homicidio.

Declaración

El imputado, patrocinado por el estudio jurídico de Abdo Manllauix, decidió declarar durante la audiencia y dijo que es inocente. El joven, quien se dedica a la venta de suplementos nutricionales y es profesor de artes marciales, negó los hechos. “No se andar en moto ni manejar armas”, expresó en una extensa declaración, y agregó que la foto del arma sobre su mesa “es de un cliente”.
El sospechoso del crimen dijo que esa noche, al momento que se cometió el homicidio, había salido a caminar por el campo y que no tenía celular porque dejó cargando la batería. También se refirió a las fotos borradas: “Lo hago por una cuestión de espacio”.
Su defensor particular, Diego Contreras, avaló el inicio de la investigación y la continuidad de la prisión preventiva. “Las partes están de acuerdo, ya que la defensa no se opuso en cuanto a la probabilidad de autoría, peligro de fuga y peligro de entorpecimiento”, explicó el juez penal Horacio Yangüela, para disponer la continuidad de la prisión preventiva mientras continúa el proceso penal.

El caso

La noche del 18 de enero, Acuña fue asesinado de cinco disparos a “quemarropa” que impactaron en su brazo, espalda, pecho y rostro. El autor no robó nada del lugar y, según quedó registrado en cámaras de seguridad, ingresó solamente a ultimar a Acuña para luego huir del lugar en una motocicleta.
El hombre, que queda captado por las cámaras de seguridad externas del gimnasio “Tupac Gym” propiedad de Acuña, ingresó pasadas las 21 al local con el casco de la moto puesto, lentes, guantes y vistiendo una campera y pantalón largo. Estuvo menos de dos minutos, ya que efectuó los disparos y se retiró. La hipótesis de los investigadores es que se trató de un “ajuste de cuentas”, aunque se desconocen los motivos.
Acuña había sido condenado en 2012 como uno de los integrantes de la banda que intentó asaltar el cajero automático de Puerto Pirámides junto a un grupo de policías. En el último tiempo manejaba el gimnasio Tupac Gym y se dedicaba a la compra venta de automóviles.

Letras japonesas

La investigación permitió cotejar la vestimenta que poseía el autor del homicidio. Y hubo un dato clave: las letras japonesas del pantalón, que significan “Jiu Jitsu”. Se trata de un arte marcial japonés, y con ese dato los investigadores lograron llegar hasta el detenido. Al corroborar la vestimenta, pudieron determinar que además del pantalón, poseía las mismas zapatillas y mochila.
En la pericia informática lograron recuperar una fotografía donde M.A.A. exhibía un arma, del mismo calibre que el utilizado en el homicidio, sobre la mesa de su casa.
Otro dato que consta en la causa es el recorrido de las cámaras de seguridad que captan el recorrido del autor del crimen, a bordo de su motocicleta, momentos previos del homicidio desde cercanías del domicilio del imputado hacia el gimnasio. Y luego de cometido realiza el mismo itinerario de manera inversa. A esto se suma que las antenas de telefonía celular captan al celular de M.A.A. en la zona del gimnasio.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS