Página de cuento 827

The Wild: La leyenda del Rock – Parte 1


Julio de 1947: Nace una estrella

Francisco Spottorno nace el 18 de julio de 1947 en Villa Arroyo Chorote. Su madre lo recibió en sus brazos a las tres y media de la tarde. Hacía frío y estaba lloviendo.
En aquellos tiempos, Arroyo Chorote era un pequeño poblado cercano y al sur de la Capital Federal de la Argentina, la por entonces Ciudad de Buenos Aires (actualmente CABA).
Brevemente diremos que su infancia transcurre tan hermosa y rutinaria como la de cualquier chico del interior de la Argentina, entre juegos, escuela y una familia tradicional: padre, madre y dos hermanas.
A los seis años comienza a asistir a la escuela primaria, la Número 25 Don Eladio Pallarés. Allí conoce a su fiel y mejor amigo, Adrián Almarengo, con quien tiene una entrañable amistad. Unos pocos años después, cuando tanto Francisco como Adrián contaban con 9 años y estaban cursando el cuarto grado de la educación primaria, se hacen amigos de dos jóvenes, uno de 10 años, Facundo Rafael Cañones Carreras, otro de 10 años, Roberto Javier Chuquipán.
Estos cuatro púberes, en ese momento, estaban gestando, sin saberlo, sin pretenderlo y sin tener ni la más mínima idea, al máximo fenómeno mundial que diera la música en la segunda parte del siglo XX: la megabanda de rock and roll THE WILD.
Villa Arroyo Chorote, hoy, está casi igual que hace setenta años. Las pocas diferencias que uno puede identificar, en principio, es que sobre las calles se extienden muchos cables de teléfono, de fibra óptica, hay dos antenas 4 G, y algunas casas lujosas y nuevas, construidas hace muy poco con arquitecturas cúbicas y mucha piedra y vidrio. El resto, las calles de tierra, el edificio de la municipalidad, la iglesia, la plaza, está todo igual que entonces, cuando nuestros protagonistas eran unos niños.
Nuestra investigación comienza allí, en ese pueblo olvidado y pequeño del interior de la provincia, de un interior profundo y que, en gran medida, se detuvo en el tiempo.
Investigando, andando al pueblo, preguntando, indagando, pudimos ubicar, con gran emoción, a la maestra de Frank de cuarto grado, que actualmente tiene 85 años, Doña Elvira Haydeé De Rebagliatti. Por suerte, los pobladores de Arroyo Chorote son de una simpleza, una actitud siempre positiva, una solidaridad como muy pocas veces se ve en estos tiempos, pero que abunda en el interior de la Argentina, y rápidamente se ofrecieron con los brazos abiertos a colaborar con nosotros.
Continuará…


COMENTARIOS