El descargo de Ayala


Consultado acerca de su vinculación con el geriátrico de Playa Unión que recientemente obtuvo acuerdo de SEROS como prestador, el secretario de Trabajo, Cristian Ayala habló de “acusaciones livianas e infundadas”, y agregó que si alguien quiere saber cómo se compone una sociedad, la Inspección General de Justicia brinda esa información “y no estaríamos dando tantas vueltas”. Evidentemente molesto por la requisitoria periodística de AzM Radio, Ayala insistió en indicar que sobre la propiedad de un inmueble, “el registro de propiedad lo informa y ahí se terminan todas las dudas”. Sin embargo, nunca respondió a la pregunta de la periodista acerca de si tiene o no vinculación con el geriátrico, y si no es así, no se entiende porqué oportunamente se excusó de intervenir en el conflicto que mantenían los trabajadores del INPAT con su empleador. De hecho en sus recientes declaraciones reconoció que en esa ocasión tomó intervención el subsecretario de Trabajo. Las dudas se habían generado ante el escándalo en torno al geriátrico de Playa Unión que recibiría a los pacientes que dejaban el INPAT, y que según trascendió en aquel momento, tenía entre sus propietarios al secretario Ayala. Sin embargo, en los últimos días circularon nuevas versiones sobre el lugar en cuestión que expusieron un nuevo escándalo, pero esta vez sería de los que se ven en los culebrones de la tarde donde no faltaron presuntas infidelidades y platos volando por los aires, pero para contar más detalles de eso, tendríamos que incluir una columna de chismes.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS