LAS CORRIENTES MARINAS LO HICIERON GIRAR 180 GRADOS

Se partió y desvió el iceberg gigante que amenazaba la fauna de la isla San Pedro


De acuerdo al informe que realizó el documentalista Eduardo Grünberg, finalmente el iceberg gigante, denominado A68A, que se acercaba al borde de la plataforma occidental de la Isla San Pedro del Atlántico Sur encontró fuertes corrientes marinas que hicieron que girara casi 180 grados. Esto provocó también que se partiera en tres piezas grandes, las que se separaron con distintas distancias y trayectorias. Debido al inmenso tamaño del original, estas tres nuevas piezas son otros icebergs por derecho propio, denominados iceberg A68D, iceberg A68E, y iceberg A68F.
Los científicos venían observando durante semanas el enorme iceberg, medido por última vez en 4.200 kilómetros cuadrados, mientras recorría una corriente de vía rápida hacia la Isla San Pedro o Georgia del Sur, y temían que pudiera moler el lecho marino, alterando los ecosistemas submarinos. También les preocupaba que el témpano pudiera bloquear a los pingüinos que se dirigían al mar en busca de comida.

Desvío milagroso

De esta manera, las fuertes corrientes marinas antárticas se encargaron de desviar los icebergs A68A, A68D, A68E y A68F hacia el noreste del Mar Atlántico. Salvando a una de las mayores reservas naturales del planeta de pingüinos, con más de 450.000 especímenes de diferentes especies, como ser Barbijo, Papúa, Macarone y Real.
El seguimiento se realiza a través del Satélite de la NASA “VIIRS EXPLORATOR”, uno de los cinco instrumentos a bordo de la plataforma satelital Suomi National Polar-orbiting Partnership (NPP) que se lanzó el 28 de octubre de 2011, que sirve como puente entre los satélites del Sistema de Observación de la Tierra (EOS) y el Sistema de Satélites Polares Conjuntos NASA-NOAA (JPSS) de próxima generación.
El sensor VIIRS fue diseñado para ampliar y mejorar la serie de mediciones iniciadas por sus predecesores, el Radiómetro Avanzado de Muy Alta Resolución (AVHRR), el Espectrorradiómetro de Imágenes de Resolución Moderada (MODIS) y el Sensor de Amplio Campo de Visión de Vista del Mar (SeaWIFS). Los productos de datos derivados de VIIRS se utilizan para medir las propiedades de las nubes y los aerosoles, el color del océano, la temperatura de la superficie terrestre y del océano, el movimiento y la temperatura del hielo, los incendios y el albedo de la Tierra. Los climatólogos utilizan los datos de VIIRS para mejorar nuestra comprensión del cambio climático global.


COMENTARIOS