DURANTE NOVIEMBRE LA CAÍDA FUE DEL 6,7 POR CIENTO

Pese a las aperturas, las ventas minoristas siguen en retroceso


Según el último relevamiento de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), las ventas minoristas siguieron en descenso durante el mes de noviembre. De esta manera, el rubro sigue sumando registros en rojo, producto de los efectos de la pandemia de Covid-19.
Específicamente, el indicador del 11° mes del año en curso arrojó una baja de 6,7%, como consecuencia de las variaciones promedio en sus cantidades vendidas informadas por los comercios. Cabe destacar que esto incluye tanto a las comercializaciones virtuales como físicas en los locales.
Si bien la apertura de distintas actividades ayudó a reducir el déficit y a desacelerar la tasa de descenso, resulta que en lo que va del año la variación negativa acumulada llega al 24,3% anual.

Diferencias entre rubros

El documento de CAME remarcó que, tal como viene ocurriendo desde hace algunos meses, todos los rubros relevados registraron caídas, aunque las diferencias fueron muy acentuadas. Mientras Alimentos y bebidas solo se achicó un 1,2%, Relojería, joyerías y bijouterie se redujo 17,6% anual. La tasa de caída no es mayor, porque se está comparando contra un mes de fuerte desplome anual, como fue noviembre del año pasado (-9%).
La entidad nacional también precisó que la mayor dificultad en noviembre la tuvieron aquellos sectores con faltantes de mercadería, pero sobre fin de mes se habría comenzado a normalizarse el abastecimiento.

Sin mercadería

Además, el 57% de los comercios relevados manifestó haber tenido problemas para el suministro de mercadería, lo que demoró ventas. La principal causa mencionada es que los proveedores no tienen productos. Pero los negocios encuestados también indicaron que en muchos casos los distribuidores sí tienen la mercadería, pero como no tienen precio prefieren no vender.
Hay comercios que nunca cerraron sus puertas, tras ser considerados como esenciales. Tal es el caso de las farmacias, que, aunque nunca dejaron de trabajar tuvieron una disminución en sus ventas de 1,3% anual. En tanto que en Perfumería y cosmética, la baja fue de 10,2% anual, explicada por la menor demanda de productos importados. Hay mucho traslado de ventas de este último ramo a las farmacias, lo que también incide en los resultados de las operaciones.

Principales rubros

El segundo rubro de mayor declive en el mes fue Calzados y Marroquinería (-15,3%), cumpliendo tres años consecutivos de caídas anuales. Hubo algunos faltantes, especialmente en calzados de cuero, pero los comercios creen que en el 2021 la demanda debería mejorar.
En Indumentaria, el descenso fue de 11,3% anual, medido en cantidades. La baja de estas no fue mayor por las ofertas y liquidaciones que lanzaron muchos comercios. Este sector está muy ligado al ingreso familiar, que en la medida que no mejore significativamente, es difícil pensar en su reactivación. Además, por el incremento en las telas, muchos productos llegaron con aumentos.
Desde CAME también se explicó que en el retroceso incide también la falta de fiestas, cumpleaños y salidas en general. Para fin de año, las expectativas son moderadas, dado que la menor cantidad de reuniones como consecuencia del Covid-19, derivará en menos regalos, siendo este rubro uno de los más afectados.
En Ropa y artículos deportivos, las ventas declinaron 4,1% anual (siempre hablando de la tasa de variación promedio anual en cantidades informada por los comercios). Este ramo se mantiene relativamente activo, especialmente en productos como bicicletas, patines, o equipos para hacer gimnasia en el hogar. Por la pandemia y la cuarentena, muchos gimnasios cerraron, por lo que la gente comenzó a armarse uno propio en el hogar. De todos modos, los comercios del sector no pueden romper su tendencia negativa en los niveles de ventas.

Menos incertidumbre

En un mercado con algo menos de incertidumbre que los meses anteriores, el 45% de los comercios cree que en los próximos tres meses las ventas aumentarán en la comparación anual. Así, diciembre arranca con mejores expectativas y, sobre todo, el entusiasmo de fin de año.
Asimismo, desde CAME se solicitó que se continúe el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) para sostener al comercio de las pequeñas y medianas empresas (PyME) que no logra recuperarse.


COMENTARIOS