Haya paz…!


Los sinsabores en el seno del Gabinete provincial no cesan. Nadie parece estar del todo conforme con la dinámica de gestión, lo que explica por qué los funcionarios evitan el diálogo con la prensa, excepto que resulte estrictamente necesario. Por caso, esta semana hubo un cruce entre el ministro de Salud y el ministro de Turismo que fue exhibido públicamente por terceros que contaron cómo el mismo gobierno manejaba discursos distintos sobre un mismo asunto llevando confusión generalizada a los prestadores de servicios al turista. Ciertamente las fricciones en el Gabinete son cada vez más frecuentes, según revelan fuentes confiables, y el hartazgo por la imposibilidad de dar respuestas positivas a la ciudadanía se vuelve cada vez más evidente.


COMENTARIOS