ANTE LA APREMIANTE SITUACIÓN DE CIENTOS DE FAMILIAS

Esquel: Piden declarar la Emergencia económica, social y en servicios públicos


Vecinos de la localidad cordillerana solicitaron al Concejo Deliberante declarar la Emergencia económica y social, y la emergencia tarifaria en los servicios públicos. Fue a través de un petitorio entregado el día miércoles, tras haber recolectado una importante cantidad de firmas.

Supervivencia

Al respecto, la vecina Silvana Villarreal advirtió que «nos estamos privando de calidad de vida y ese es el reclamo amplio que estamos haciendo; nosotros hablamos de emergencia económica y social, que implica que no estamos solo por el reclamo de los servicios» y remarcó que «acá hay un bache que se agudiza con la pandemia en materia de educación; hay chicos que están vendiendo rifas en familia para pagar la luz, hay familias que sabemos no tienen electricidad y no cuentan por ende con acceso a la educación».

Sin acceso a la salud y la educación

En el mismo sentido, Villarreal expuso que «a eso se suma el acceso a la salud con lo que ya sabemos» y sostuvo que «en la pandemia redujimos nuestra calidad de vida, por eso el reclamo que estamos haciendo» y puntualizó que «estamos a favor de la educación pública y de la salud pública porque somos vecinos que, si no podemos acceder al pago de un servicio mínimo para vivir en condiciones dignas la educación queda muy lejos para muchos de esos chicos».



«Pedimos que nos apoyen»

Por su parte, la vecina Marcela Díaz explicó que «somos un grupo de 10 personas que empezó con la junta de firmas, a lo que se fueron agregando vecinos de otros barrios y hay mucha gente necesitada, con chicos y con el tema de la escuela y la salud, que se complican» y advirtió que «a todos les está pasando lo mismo, por eso pedimos que nos apoyen porque necesitamos una ayuda urgente».

«Ya no sé qué más vender»

A ello, sumó que «en mi caso tuve que vender cosas y hasta pedir un préstamo, ahora estoy debiendo boletas nuevamente y ya no sé qué más vender, es una cadena de deudas y se complica salir de ahí», recalcando que «hay familias que no tienen entrada de ninguna clase, por ejemplo, una familia con dos chicos adolescentes, un nieto y que no tiene trabajo».

Pérdidas laborales

En otro orden, comentó que «los chicos tienen que comer todos los días pero no hay ayuda de ningún lado y las familias no pueden subsistir así» y que «nos encontramos con familias que tenían su ingreso y lo han perdido; yo tengo mi trabajo que era fijo como empleada doméstica, a la mañana trabajaba con abuelos y ya los perdí porque no puedo trabajar con ellas; los sábados tenía un trabajo extra pero la señora que me tomaba se quedó sin trabajo».




COMENTARIOS