CUANDO LA CIENCIA ALCANZA A LA FICCIÓN OCURREN COSAS IMPRESIONANTES

¿Será posible pasar de la fantasía a la realidad?


El Diario | Contra Tapa

La epigenética ha probado que no todo está escrito en nuestros genes por lo que podríamos influenciarlos a nuestro favor para cambiar la evolución de nuestra especie.
Cuando la ciencia alcanza a la ficción ocurren cosas impresionantes. Si son fans de Avengers seguramente vieron la película de Dr. Strange, aquella donde el pobre galeno busca recuperar el control de sus manos luego de un accidente. En la trama viaja a Kadmandú para conocer los secretos de unos hechiceros quienes terminan diciéndole que las células se reparan y están diseñadas para reagruparse en toda clase de formas. Una especie de regeneración celular, pues al reorientar el espíritu, sana el cuerpo. ¿Será posible que de la fantasía podamos ya pasar a la realidad?

La respuesta quizá este en la Epigenética, un campo emergente de la ciencia que estudia cambios hereditarios causados al activar y desactivar los genes en las secuencias de ADN. Algo que durante mucho tiempo los científicos creyeron que era inalterable. Una serie de interruptores de luz que controla los focos de nuestro cuerpo.

Una especie de etiquetas químicas que se agregan o elimina a nuestro ADN según los cambios en el entorno, dándonos la capacidad de adaptarnos a las condiciones en las que vivimos, pero sin hacer cambios permanentes en nuestra genética. Nada descabellado si tomamos en cuenta que el cuerpo es capaz de autocomplotearse al crear síntomas y padecimientos como los que le ocurren a un hipocondriaco. ¿Será que también tenemos la capacidad de hacer lo contrario más allá de un estado mental?

¿Qué pasaría si el Epigenoma es ese software que puede decirle qué hacer al hardware de nuestro cuerpo para protegerse o sanar? Sustancias químicas que marcan al genoma y les dicen a las células qué hacer. Una forma natural para que el cuerpo humano pueda activar o desactivar algunos genes en respuesta al medio ambiente o a factores externos con base en el estilo de vida que llevamos.

Aún estamos en pañales en esta área, pero los científicos prevén que si logramos hacer estas reprogramaciones en el mecanismo podría hacernos más saludables. Lo que abrirían un universo de posibilidades que, de la mano de la medicina, la farmacología y el estudio de la mente, permitiría revertir los marcadores que favorecen la aparición de tumores, diabetes, Alzheimer, lupus y algunas adiciones.

La Epigenética ha probado que no todo está escrito en nuestros genes, por lo que podríamos influenciarlos a nuestro favor. Y si a esto le sumamos los avancen en los estudios de las células T que se han generado a raíz de la pandemia. En donde se ha descubierto no sólo la capacidad de nuestro cuerpo para protegernos de enfermedades, sino incluso adelantarse a ellas y reprogramarnos antes de que pasen, entones estamos en la antesala de algo que podría cambiar la evolución de nuestra especie, cosa que descubriremos como decían en la película de los superhéroes, con años de estudio y práctica, el punto donde realmente siempre está la solución. (chiapashoy)


COMENTARIOS

Comments are closed.