SE DESTACAN POR LA RESISTENCIA, EL CRECIMIENTO Y COMO CORTINAS ROMPEVIENTOS

En Esquel, clonan álamos y sauces para la Patagonia


El Diario | Medio Ambiente | Regionales

Con el objetivo de ampliar y mejorar la disponibilidad de cultivares adaptados al sur de la Patagonia, un equipo de investigadores de la Estación Experimental Agroforestal del INTA en Esquel inscribió en el Registro Nacional de Cultivares del Instituto Nacional de Semillas (INASE) tres clones de sauce y cuatro de álamos. Los siete cultivares se destacan por la buena aptitud que poseen como cortinas rompevientos, uno de los usos más difundidos de estas especies en la región.
De acuerdo con Ivana Amico, especialista del Área Forestal del INTA Esquel y quien participó en el proceso de selección y descripción, “la inscripción de estos clones nos permite difundir material vegetativo de álamos y sauces identificados y seleccionados y, en el mediano plazo, incrementar la calidad y la productividad de las plantaciones de Salicáceas en la Patagonia”.

Los nuevos clones

Luego de un trabajo de más de 20 años, la Estación Agroforestal Esquel del INTA inscribió los sauces denominados ‘Ragonse 524-43 INTA’ y los mimbres ‘Arroyo Blanco’ y ‘Aldea Escolar’; y los álamos balsamíferos ‘Trevelin’, ‘Futaleufú 125’ y ‘Pañilef’ y el álamo negro ‘F. Vert de Garonne Sehuil’.
“Los álamos se destacan por la forma, el crecimiento, la sanidad, la calidad del fuste, la resistencia al viento y, algunos de ellos, poseen buena aptitud de madera”, señaló Amico y agregó: “En el caso de los sauces, además de los usos como cortina y madera, también son útiles para otros fines, como fijación de riberas, biomasa, obtención de leña, postes, varillas y mimbre. El clon Aldea Escolar se destaca por poseer excelentes cualidades como mimbre”.
Los clones se encuentran en el vivero forestal del Campo Experimental Agroforestal Trevelin del INTA y están disponibles para ser usados en la región.
“En el mediano y largo plazo, esperamos que los resultados de este trabajo pueden llegar a tener un impacto en el sector productivo de viveristas, prestadores de servicios forestales, productores y aserraderos de la región”, expresó Amico.

20 años de investigación

Inscribir un nuevo clon, no es una tarea sencilla. De hecho, este desarrollo fue realizado en dos etapas: primero se hizo un trabajo de introducción, selección de clones en el Vivero del Campo Experimental Trevelin y evaluación a campo. Luego, entre el 2009 y el 2019, se realizó la descripción morfológica y fenológica gracias a la colaboración de Helga Kirner –especialista de la Facultad de Ingeniería Forestal (UNPSJB)– y del equipo del Vivero Forestal del Campo Experimental Trevelin.
“Los clones inscriptos fueron caracterizados en base a más de 60 descriptores morfológicos y fenológicos en plantas de vivero y en árboles adultos”, indicó Amico quien añadió que este trabajo se realizó en el marco del Proyecto Nacional de Mejoramiento Genético Forestal del INTA, de Proyectos Regionales de la Estación Experimental Esquel y de un Proyecto de investigación aplicada, donde se trabajó en conjunto con la Cátedra de Botánica Forestal de la Facultad de Ingeniería Forestal de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco –UNPSJB– sede Esquel. Además, se contó con el financiamiento de la Secretaría de Bosques de Chubut mediante un Proyecto de Bosques Comunales de la Municipalidad de Trevelin.

Principales características de los álamos y sauces inscriptos

– Ragonese 524-24 INTA: Sauce de fuste recto y copa medianamente estrecha. Se destaca por su buena forma, rápido crecimiento y resistencia al frío y viento. Recomendado para cortinas rompevientos.
– Aldea Escolar: Sauce mimbre de porte bajo y ramoso. Muy rápido crecimiento inicial y excelente calidad como mimbre. Recomendado para cortinas bajas de protección, contención de cursos de agua y para ser usado para leña y mimbre.
– Arroyo Blanco: Sauce mimbre recomendado para cortinas de protección y para contener cursos de agua. Muy rústico. Su madera puede ser aprovechada en construcciones rurales y leña y sus varas tienen buena calidad para ser usadas como mimbre. Es muy melífero.
– Futaleufú 125: Álamo balsamífero que se destaca por su rápido crecimiento inicial, su sanidad, resistencia al frío y al viento. Copa amplia y piramidal. Recomendado para establecer cortinas rompevientos en la Patagonia Andina.
– Pañilef: Álamo balsamífero de mediano porte y copa piramidal. Se destaca por su temprana brotación y su resistencia al frío. Recomendado para establecer cortinas rompevientos en la Patagonia Andina.
– Trevelin: Álamo balsamífero de gran porte, fuste resto y copa amplia y globosa. Recomendado para establecer cortinas rompevientos y bosquetes de reparo en la Patagonia Andina.
– F Vert de Garonne Sehuil: Álamo negro de fuste recto y copa estrecha. Se destaca por su vigor, resistencia al frío y al viento. Recomendado para establecer cortinas rompevientos en toda la Patagonia.


COMENTARIOS

Comments are closed.