GUZMÁN TRABAJA EN UNA CONTRAPROPUESTA PARA LOS BONISTAS. HUBO ESCASA ACEPTACIÓN DE LOS ACREEDORES A LA REESTRUCTURACIÓN. EL MINISTRO SE REÚNE ESTE SÁBADO CON EL PRESIDENTE FERNÁNDEZ

Tiempo de descuento


El Diario | Opinion

El período para la aceptación del canje cerró este viernes a las 18 horas y los primeros datos no son alentadores para el ministro Guzmán. Menos de un 20% de los acreedores habría aceptado la reestructuración. Con todo, el vencimiento de este plazo no significa que el país cayó en default ni que estén terminadas las negociaciones.
Si bien por el momento el Gobierno continúa diciendo que no se prorrogará el plazo esto no implica que “las puertas estén cerradas” para recibir propuestas. En principio, según fuentes oficiales, el Ministerio de Economía daría a conocer este sábado el resultado de las presentaciones de los bonistas.
De acuerdo a los analistas, Alberto Fernández estaría bastante desencantado con Guzmán y como primera medida, habría habilitado a Sergio Massa para que se meta en las conversaciones con los fondos y explore la posibilidad de llegar a un acuerdo que evite la cesación de pagos. Massa tiene diálogo fluido con los fondos de Wall Street y es amigo de David Martínez, el dueño de Fintech, que desde el inicio objetó la estrategia de Guzmán.
Guzmán se reunirá este sábado en Olivos con el Presidente para definir como sigue la negociación.
Si bien el vínculo de los acreedores con el ministro Guzmán es ríspido y algunos incluso advierten que “el dialogo está roto” se pudo saber que los tres grandes grupos Blackrock, Fidelity, Ashmore y otros se encuentran trabajando en una contrapropuesta conjunta que le harán llegar a las autoridades argentinas a partir de la semana que viene.
En tanto, trascendió que las ofertas ya presentadas serian del orden del 20% al 30%. Se estima que los inversores locales habrían aceptado la propuesta argentina en un 70% de sus tenencias. Esta mayoría contrasta con la actitud de los bonistas extranjeros cuya presencia habría sido prácticamente inexistente.

A plazos

El problema es que ahora el Gobierno queda en una posición de debilidad, con el tiempo corriendo en su contra y arriesgándose a uno de los default más innecesarios de la historia, por una deuda -la que está bajo legislación de Nueva York- de apenas 15% del PBI, unos 60 mil millones de dólares.
Ahora la mirada está puesta en el 22 de mayo, fecha límite del período de gracia en el prospecto de los Bonar 2021, 2026 y 2046 para pagar los 503 millones de dólares de intereses y evitar el default hasta el 28 de julio, cuando culmine el plazo último para los 98 millones de dólares de intereses del bono Century.
Las críticas al accionar de Guzmán se fundamentan en la dificultad de diálogo para negociar y le cuestionan que haya creído que el apoyo del Fondo Monetario Internacional sería más explícito.
Todo indica que sin un acuerdo con los bonistas, no hay posibilidades de un nuevo acuerdo con el FMI y tampoco un acuerdo con el Club de París.

Versión oficial

“Sobre eso puedo decir que mañana desayunaré con el ministro Guzmán”, aseguró este viernes por la noche el Presidente al ser consultado en conferencia de prensa sobre los resultados de la operación de canje.
Tras el cierre del plazo, el Ministerio de Economía no comunicó detalles de la aceptación de la oferta argentina, y tras la conferencia de prensa fuentes de la cartera estimaron que se podrán conocer las precisiones tras el desayuno entre el presidente y Guzmán.
Argentina propuso canjear US$ 66.238 en bonos emitidos bajo legislación extranjera por otros títulos con vencimiento a 20 años. Además, no pagar ni capitales ni intereses hasta el 2023, y ese año abonar una tasa del 0,5%, que iría creciendo “hasta niveles sostenibles”, dijo el ministro de Economía, Martín Guzmán, al presentar la oferta
Durante la jornada del viernes, el Ministro aseguró que “Argentina permanece abierta al diálogo” e insistió en que hizo “una oferta sostenible de buena fe y el Gobierno aprecia que parte de los acreedores ya la hayan aceptado”.
En ese sentido, y horas antes del cierre de plazo, el Ministro aseguró que el gobierno argentino continúa trabajando para “lograr el objetivo de restablecer la sostenibilidad de la deuda, volver a poner al país de pie y establecer una relación sostenible y duradera con los acreedores”.
Hasta ahora cada uno buscó las mejores condiciones para sí, ahora resta saber cuál será la nueva estrategia del gobierno. (Fuentes: LPO, Ámbito, Télam)


COMENTARIOS

Comments are closed.