EL COVID-19 HIERE GRAVEMENTE LA MACRO Y MICRO ECONOMÍA. LA MAYOR PREOCUPACIÓN SOCIAL YA ES LA ´SUPERVIVENCIA´ EN TÉRMINOS OPERATIVOS. LA FLEXIBILIZACIÓN LABORAL EN TRÁNSITO, LA DEBACLE DEL CONSUMO, EL QUIEBRE DE LA CADENA DE PAGOS Y LA FUERTE CAÍDA DE LA RECAUDACIÓN DE ABRIL, PIDEN A GRITOS PULMOTOR FINANCIERO. LA EMISIÓN SERÍA EL PRIMER ATENUENATE A LA VISTA

Secuelas preocupantes


El Diario | Opinion

Por Trivia Demir

Tal como relatan los analistas económicos, se podría decir que ´este virus mata por contagio o liquida por consecuencias´. Los resultados están a la vista. Desde el informal, al empleado básico y al empresario más encumbrado, como en un combate naval avanzado, casi todos están o ´hundidos´ o ´tocados´, apenas a dos meses de cuarentena. La flexibilización laboral en tránsito, la debacle del consumo, el quiebre de la cadena de pagos y la caída fuertísima de la recaudación de abril, fueron elocuentes. Los ingresos tributarios se desplomaron. En valores absolutos, ingresó menos plata este año a las arcas del Estado que el pasado, pese a una inflación de casi 50%.
Y a la par cae abruptamente la recaudación, pero aumenta el gasto. Suenan sin silenciador los reclamos de todos los sectores para que intervenga el Gobierno en un salvataje anti quiebra. Urge bajar los impuestos, a un sector privado que aún si no se los bajaran tampoco podría pagarlos. Así las cosas, el déficit fiscal y la necesidad de emitir dinero para cubrirlo se torna explosivo. Y como dijera Willy Cohan, la cosa ya está en términos de “emisión o muerte”

Caen los impuestos y derrapa la coparticipación

El tema no es menor para provincias como Chubut, donde peor no puede ser el escenario: endeudada en dólares, un estado elefantiásico y un déficit fiscal superior a los $22 mil millones anuales, con caída estrepitosa de ingresos por regalías, y ahora también con perspectivas alarmantes de coparticipación por descenso de recaudación tributaria.
Así lo marca por ejemplo el último informe del IARAF, Instituto Argentino de Análisis Fiscal, que preside el economista Nadin Argañaraz, que revela que los principales componentes de la recaudación nacional y provincial, IVA, Ganancias e Ingresos Brutos muestran en abril caídas reales cercanas al 25%. «En abril la recaudación de IVA cayó un 27% en términos reales, mientras que la de Ganancias lo hizo en un 31% real interanual. Entre ambos representan un 78% de la recaudación de impuestos (sin seguridad social ni comercio exterior), y la suma de IVA más Ganancias cayó un 29% en términos reales», indica el trabajo que tiene fecha 4 de mayo.
Si se agregan dos tributos importantes para la coparticipación, como Bienes Personales y Combustibles, este grupo (84% de toda la recaudación impositiva sin seguridad social ni comercio exterior) mostró una caída del 28% real interanual en abril. Se apreció en el cuarto mes del año un descenso importante de la recaudación, claramente un escalón por debajo de lo que venía mostrando en el primer trimestre de 2020.

En caída libre

Así las cosas, se expresa en el cuerpo del informe que la situación actual es negativa para la actividad económica y para los ingresos fiscales. Dado la merma de recursos públicos que se espera a raíz de los efectos del aislamiento obligatorio, se considera relevante contar con un seguimiento actualizado de la evolución de la recaudación tributaria. «La baja de ingresos puede aumentar de manera considerable el déficit fiscal», se afirma.
En este monitor de recaudación se releva la recaudación de abril, primer mes completo en el cual rigió el confinamiento como consecuencia del coronavirus. Los impuestos que se monitorean en este caso son IVA, Ganancias, Bienes Personales e Impuesto a los combustibles, tributos recaudados a nivel nacional que a su vez constituyen los principales componentes de la masa a repartir entre Nación y Provincias en virtud de la Ley de Coparticipación y sus modificatorias y complementarias.
Al momento de llevar a cabo la comparación, se tiene en cuenta que abril de 2020, con 20 días hábiles, contó con un día más en comparación con los 19 días hábiles del cuarto mes de 2019. De todos modos en los impuestos bajo análisis, lo relevante es el acumulado mensual, ya que los principales vencimientos ocurren en el mes y no son diarios, por lo tanto no se ve afectado el análisis mensual (como sí podría ocurrir si se analizara el impuesto al cheque, por ejemplo).

Mirada fina

La suma de los 4 impuestos nacionales (IVA, Ganancias, Bienes Personales e Impuesto a los combustibles) acumularon en abril un 5,5% nominal más que lo recaudado en el mismo mes de 2019; equivalente a un derrumbe real del 27,6%.
IVA: recaudó en abril un 5,6% nominal más que en igual mes de 2019. Considerando los efectos de la inflación en el mismo período, la caída real en su recaudación fue del 27,4%.
Ganancias: en el cuarto mes del año acumuló un crecimiento de apenas el 0,8% nominal. Como consecuencia, su caída real interanual fue del 30,7%.
Bienes personales: mostró en abril crecimientos muy elevados, producto del cambio legal muy relevante (suba de la carga) con impacto este año.
Combustibles: en este tributo la dinámica diaria es muy variable. El principal vencimiento mensual captado en la tercera semana relevada dio cuenta de una caída importante, que influyó en el dato mensual, que terminó un 19,2% por debajo del de 2019, en términos nominales.

En resumen

La suma de IVA más Ganancias cayó un 29% en términos reales. Entre ambos representan un 78% de la recaudación de impuestos (sin seguridad social ni comercio exterior). Ambos tributos tuvieron comportamientos similares: en abril la recaudación de IVA cayó un 27% en términos reales, mientras que la de Ganancias lo hizo en un 31% real interanual. Si se agregan Bienes Personales y Combustibles, este grupo (84% de toda la recaudación impositiva sin seguridad social ni comercio exterior) mostró una caída del 28% real interanual en abril. Se apreció en el cuarto mes del año un descenso importante de la recaudación, claramente un escalón por debajo de lo que venía mostrando en el primer trimestre de 2020.
Concluido el mes, puede tenerse una idea de magnitud de las caídas reales si se expresa cuál hubiera sido la recaudación de cada tributo de entre los analizados, que hubiera mantenido constante su poder de compra. En ese caso, se aprecia que los tributos que presentaron caídas reales (todos excepto Bienes personales) mostraron una caída de la recaudación equivalente a $81.000 millones; la mayor parte provenientes de IVA, que mostró una “pérdida” de $45.800 millones y Ganancias, que lo hizo en el equivalente a $32.600 millones a moneda actual.
La caída es significativa y pone alerta roja sobre las administraciones nacional y subnacionales, pero es menos dramática que la que transmiten los voceros políticos y empresarios del oficialismo y la oposición sobre las consecuencias del mes próximo donde impacta en la recaudación la parálisis total por el contagio planetario por el coronavirus.

Los cálculos y la realidad

El dato plantea un enigma para los economistas porque es una foto de un proceso en marcha. Esos números expresan la recaudación hacia atrás y resta por conocer las consecuencias de la parálisis actual sobre la recaudación del futuro. Si la caída se mantiene en esos términos moderados puede ocurrir lo mismo que con las diferencias entre los pronósticos y la realidad.
Dice el analista Ignacio Zuleta que “El gobernador de Nueva York Andrew Cuomo, repite en sus apariciones diarias en su país que los pronósticos tremendistas no se han cumplido. En la Argentina, el análisis de expertos privados en estadística y probabilidades afirman algo parecido, y dan a entender en estudios de circulación restringida que la cantidad de muertos por la peste en la Argentina es la mitad de lo que se había pronosticado desde fuentes oficiales al comenzar la cuarentena.
Cuomo, cuando explica la diferencia entre los pronósticos y la realidad se pregunta ¿es que fracasaron? No, responde: es que nosotros pudimos cambiar la realidad. Y se refiere a las políticas de prevención de la difusión del virus mediante el aislamiento social y otras rutinas de higiene como el uso de barbijos, etc. Queda abierto el enigma de si ocurrirá algo semejante con la economía”. Habrá que ver…

Fuentes: IARAF, Zuleta Sin Techo, NA, LT, propias


COMENTARIOS

Comments are closed.