Descubierta la “bestia loca” de Madagascar


El Diario | Regionales

Un equipo internacional de investigadores ha descubierto en Madagascar un animal único que vivió hace 66 millones de años en Gondwana, la mitad sur en la que se dividió el antiguo supercontinentePangea. Se trata de un mamífero con una serie de extrañas características nunca vistas en ningún otro vivo o extinto. Estas rarezas y su gran tamaño en comparación al de sus parientes continentales, parecen ser fruto de haber evolucionado aislado durante millones de años. Ha sido bautizado Adalatherium hui, de la palabra malgache que significa “loco” y la griega para «bestia».

Un “tesoro” escondido

La mayoría de los mamíferos de la era mesozoica (hace entre 252 a 65 millones de años) han sido encontrados en Laurasia, lo que venía a ser el hemisferio norte, pero no en Gondwana, el bloque continental sur mucho más pequeño. Aquí solo habían aparecido unos escasos restos, mandíbulas y dientes aislados, y un único cráneo. Por eso, el esqueleto de Adalatherium hui ha sido recibido como un tesoro. Además, su conservación es fantástica. Incluye una gran cantidad de vértebras del tronco y una cola corta y ancha. «El espécimen es extraordinariamente completo, preserva casi todos los huesos, incluidos los del pie más pequeños e incluso los cartílagos costales (los que conectan el esternón con las costillas), que rara vez se conservan», explica en un correo electrónico a ABC David Krause, del Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver (Colorado, EE.UU.) y autor principal del estudio. El esqueleto, descrito en la revista Nature,será analizado con mucho más detalle en una futura monografía que tendrá nada menos que 250 páginas.

“Raro entre los raros”

Adalatherium apenas medía unos 52 cm de longitud y pesaba poco más de 3 kilos, pero era un juvenil, por lo que los investigadores creen que los adultos serían un poco más grandes y pesados. Puede que su reconstrucción recuerde a un tejón común y corriente, pero su “normalidad” es solo superficial. Debajo de la superficie, su esqueleto era poco menos que “extravagante”. Para empezar, tenía más agujeros en la cara que ningún otro mamífero conocido, agujeros que servían como pasajes para los nervios y los vasos sanguíneos que suministraban a un hocico muy sensible del que probablemente salía disparado un chorro de bigotes. Además, había un agujero muy grande en la parte superior de su hocico jamás visto en ningún mamífero conocido, vivo o extinto. Varias características del oído interno y la forma posterior del cráneo también son únicas. Krause cree que este animal, “raro entre los raros”, “era un excavador que posiblemente hacía madrigueras”. Esto es lo que parecen indicar algunas de sus características similares a las del tejón, como “las extremidades posteriores potentes y una cola corta y rechoncha”.

Herbívoro

Los dientes molares y frontales también tienen una construcción muy diferente a la de cualquier mamífero conocido. “Creemos que los frontales se usaron para roer y los posteriores para cortar vegetación de algún tipo. En otras palabras, Adalatherium probablemente era un herbívoro”, dice Krause.

Fuente: ABC


COMENTARIOS

Comments are closed.