PIDEN CONGELAR LAS DIETAS DE LOS SENADORES. LA MEDIDA ES IMPULSADA POR EL INTERBLOQUE JUNTOS POR EL CAMBIO EN LA CÁMARA ALTA Y DEBERÍA EXTENDERSE POR 180 DÍAS, CON EL FIN DE DAR UNA SEÑAL LUEGO DE LA SANCIÓN DE LA LEY DE SOLIDARIDAD Y REACTIVACIÓN PRODUCTIVA.

Un rapto de solidaridad


El Diario | Opinion

Tal cual había anticipado en vísperas de Navidad el presidente del interbloque Juntos por el Cambio en el Senado, Luis Naidenoff, esa bancada pidió suspender por 180 días los incrementos de las dietas de todos los senadores nacionales.
“Durante el plazo en que se mantenga dicha suspensión, el Senado de la Nación realizará un estudio a fin de establecer parámetros con criterios objetivos a los cuales deberán ajustarse las actualizaciones de las dietas”, expresa el proyecto de resolución presentado este jueves.
La iniciativa lleva las firmas del presidente del interbloque, Luis Naidenoff, y sus pares Julio Martínez, Humberto Schiavoni, Víctor Zimermann, Guadalupe Tagliaferri, María Belén Tapia, Juan Carlos Marino, Gladys González, Laura Rodríguez Machado, Roberto Basualdo, Esteban Bullrich, Stella Maris Olalla, Silvia Elías de Pérez, Pamela Verasay, Claudio Poggi, Pedro Braillard Poccard, Alfredo De Angelli, Mario Fiad y Julio César Cobos.
La medida es impulsada luego de la sanción en la madrugada del Sábado de la Ley de Solidaridad y Reactivación Productiva. En sintonía con esto, Luis Naidenoff, jefe del interbloque, afirmó: “Entendemos que la política no puede quedar ausente del esfuerzo que se le pide al resto de la sociedad. Sería contradictorio exigir a los jubilados que resignen una porción de sus ingresos mientras que los legisladores nacionales aumentan sus dietas”.
La sanción de la Ley de Solidaridad y Reactivación Productiva fue fundamentada en una emergencia que afecta múltiples aspectos del estado actual de la economía y la sociedad argentina.
Naidenoff explicó que está ley “suspende por 180 días la aplicación de las fórmulas de movilidad previsional prevista en el artículo 32 de la ley 24.241. Además, aumenta fuertemente la presión tributaria, afectando a sectores medios de nuestra sociedad.”
Por último, en consonancia con las medidas enunciadas, remarcó que “entendemos que la política debe ser la primera en contribuir en la solución de los problemas en el contexto social actual”.

Los bolsillos a dieta

El diputado nacional Waldo Wolff (Pro) presentó un proyecto de declaración en el que propone que se congelen las dietas de los legisladores en 2020, y también que no aumenten los sueldos de los funcionarios públicos.
“Apunto a la línea que bajó el presidente de la Nación (Alberto Fernández)”, dijo este jueves y recordó lo dicho durante su discurso en el debate de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva.
El macrista resaltó que “si se le va a congelar la movilidad a la mitad de los jubilados, esto es lo mínimo que podemos hacer”. “Esto es un congelamiento liso y llano”, aseguró sobre las jubilaciones, aunque el Gobierno haya anunciado que en marzo habrá un aumento fijo.

Perdieron los jubilados

El opositor criticó a Fernández al llamarlo “mentiroso” por su promesa de campaña sobre el aumento del 20% a los jubilados.
Sobre la ley de emergencia, sancionada la semana pasada, Wolff opinó: “Hay algo peor que meterle las manos en los bolsillos a los jubilados, a la clase media, y es maltratar al que uno le pide el esfuerzo”.
Para el legislador, esta ley “maltrata a la clase media, al campo, al independiente, al que tiene comercio…diciendo ustedes no son solidarios”.
El diputado del Pro reconoció que “hoy ellos tienen una bomba que nosotros no la hemos podido resolver”, pero justificó que “no teníamos la espalda política de los gremios y parte de la opinión pública cooptada por el peronismo”.
“Si nosotros hubiéramos hecho el 20% de lo que hizo este muchacho, nos cuelgan en la plaza pública”, agregó y cuestionó al Gobierno porque “mantuvo todas las prebendas de toda la política nacional y las propias, y le ajustó a todos los que aportan”.
En cuanto a su proyecto, remarcó que se trata de una “declamación” y señaló que “el salario de un legislador en el presupuesto no significa nada”, por eso lo que hay que discutir es “qué pasa con la cantidad de empleados públicos que tenemos, y hay que ver qué hacemos con los planes sociales”.

Canjearon hasta los pasajes

Cristina Kirchner aún no tomó conocimiento del proyecto, pero fuentes del peronismo del Senado recordaron que los ex oficialistas cobraron por la devolución de pasajes hasta este mes, a diferencia de sus colegas de la Cámara vecina, porque Gabriela Michetti demoró la vigencia de una resolución conjunta firmada con Emilio Monzó.
«No hubo nadie de Cambiemos molesto por recibir ese dinero y ahora quieren cobrar menos», bromean. Los dietas de los senadores, con descuentos impositivos y viáticos, oscilan los 180 mil pesos.
Massa no descarta algún gesto del oficialismo, pero mientras tanto aplicará los descuentos o congelamientos de los diputados que lo soliciten mediante una nota, con una simple resolución que autorice a pagarles menos.
«Los legisladores cobran los aumentos porcentuales que acuerdan los trabajadores por una decisión interna que se puede revisar. Quien lo pida, no tendrá aumentos», anticiparon cerca del presidente de la Cámara.
Lo cierto es que en Diputados por ahora Wolff no tiene respaldo del jefe de su interbloque, Mario Negri, quien a diferencia de Naidenoff no adelantó una posición sobre el ajuste de la política. Trabajaría en un proyecto similar la Coalición Cívica, pero todavía no se conoce.
Tampoco hubo una presentación de Nicolás Del Caño, el diputado de izquierda que pidió cobrar como un maestro y fue viral. Massa está dispuesto a pagarle esa cifra, si se lo reclama oficialmente.

Vieja deuda de la clase política

La clase política quedó en evidencia cuando se discutió sobre la Ley de solidaridad económica debido a que ese grupo no estuvo incluida en los ajustes que realizó el Poder Ejecutivo para «poner la Argentina de pie». Incluso, tanto fue el revuelo que el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, aseguró que están estudiando la posibilidad de reducir el gasto político con por ejemplo, cantidad de autos oficiales y asesores de funcionarios.
Por supuesto, la oposición aprovechó el malestar y desde el Senado ya presionan para que sean sus propios protagonistas los que formen parte de este acuerdo social para beneficiar a los que menos tienen.
En ese sentido, luego de la sanción en la madrugada del Sábado de la Ley de Solidaridad y Reactivación Productiva, los senadores del Interbloque de Juntos por el Cambio presentaron un proyecto para congelar el aumento de sus dietas durante 180 días.
Durante el plazo en que se mantenga dicha suspensión, el Senado de la Nación realizará un estudio a fin de establecer parámetros con criterios objetivos a los cuales deberán ajustarse las actualizaciones de las dietas.

Embestida de los jueces

Asimismo, instó a que el Poder Judicial pague el impuesto a las ganancias y reclamó la sanción de la ley de extinción de dominio. Por último, planteará que el Gobierno congele el presupuesto destinado a la pauta oficial durante 2020.
Los jueces nacionales y federales iniciaron contactos con la Corte Suprema de Justicia para unificar una postura de cara a la discusión que se dará en el Congreso para modificar las jubilaciones de los magistrados.
En paralelo, comenzó a circular entre los funcionarios judiciales una carta abierta anónima en las que comparan su sistema jubilatorio con sus colegas del Poder Ejecutivo y del Parlamento y se preguntan «¿dónde está el privilegio?».
A la tentativa de resistencia de los magistrados se sumaron los diplomáticos, quienes ayer aclararon que sus haberes previsionales no están incluidos en un «régimen de privilegio», como dijo el presidente Alberto Fernández, sino que se trata de uno de «carácter específico». La batalla recién empieza.

Fuentes. LPO, Parlamentario, NA, otras.


COMENTARIOS

Comments are closed.