A NIVEL NACIONAL EN LO QUE VA DEL AÑO YA SUPERÓ EL 42% Y MÁS DE 50% EN LOS ÚLTIMOS DOCE MESES

La inflación de la Patagonia llegó a 3,2 por ciento en octubre


Los precios minoristas de Argentina subieron un 3,3% en su medición nacional durante octubre, luego de registrar su nivel más alto el mes previo, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). En la región patagónica fue apenas inferior a la media nacional con un 3,2 por ciento. El IPC Nacional acumuló en diez meses un alza de 42,2%, mientras que comparado con un año atrás arrastra un incremento del 50,5 por ciento.
El dato de octubre informado por el INDEC fue mejor a lo estimado por los analistas privados, que pronosticaron una inflación más próxima al 4% para el décimo mes del año.
Los rubros que más se encarecieron en octubre fueron Equipamiento y mantenimiento del Hogar (+8,1%) y Bebidas alcohólicas y tabaco (+6,2%), seguidos por el ítem Salud y por Prendas de vestir y calzado, que registraron subas de 4,7% cada uno. En Alimentos y bebidas sin alcohol, el alza alcanzó a 2,5 por ciento.
En la comparación interanual, los mayores aumentos que debieron afrontar los consumidores se dieron en Salud (+70,5%); Equipamiento y mantenimiento del Hogar (+63%); y Alimentos y bebidas (+51,8%).
Desde el Banco Central señalaron que si bien la tasa de inflación continúa siendo alto, es 2,6 puntos porcentuales menor que en septiembre”. También resaltaron que el número fue bastante menor al 4,2% que preveía el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), que elabora el BCRA en base a las proyecciones de analistas.
Por otra parte, en la descripción regional, las provincias de Cuyo (Mendoza, San Juan y San Luis) fueron las que registraron una inflación más alta en octubre, del orden de 3,7 por ciento. Del otro lado, los distritos del Noroeste del país (La Rioja, Catamarca, Tucumán, Santiago del Estero, Salta y Jujuy) tuvieron la inflación más baja, con un promedio de 2,9 por ciento.

Alimentos

Si se hace foco en la categoría de alimentos, se destacan subas en verduras, con zapallo, tomate, limón y lechuga a la cabeza. También tuvieron alzas importantes la cerveza en botella y el agua sin gas. En el otro extremo, entre los que más bajaron, se destaca fuertemente la cebolla (-26%) y también cayeron, aunque a poco más de un por ciento o menos el pan de mesa, la carne picada común y la leche en polvo entera.
En la medición de noviembre -que se informará el próximo 12 de diciembre, ya bajo el nuevo gobierno de Alberto Fernández- se verá reflejada la suba en los combustibles que opera desde este jueves, debido a la finalización del congelamiento que había decretado Mauricio Macri para paliar la crisis, que ya alcanza un 5% en surtidores.
En septiembre, según datos del ente oficial de estadísticas, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) avanzó un 5,9%. El IPC Nacional acumuló en diez meses un alza de 42,2%, mientras que comparado con un año atrás arrastra un incremento del 50,5 por ciento.

Tras la aceleración que tuvieron los precios en septiembre, producto de la devaluación pos PASO, en octubre la inflación se atenuó, pero igualmente escaló un 3,3% con respecto al mes anterior, informó el Indec. De esta manera, la suba interanual fue del 50,5%, mientras que acumuló en lo que va del año un aumento del 42,2 por ciento.
Lo que, según los economistas, ayudó a que el Indice de Precios al Consumidor (IPC) estuviera por debajo del 4% fue un tipo de cambio más contenido y algunos precios, como los combustibles, congelados. Sin embargo, todos coinciden en que es un valor alto y que el año cerrará en torno al 55%, casi 10 puntos más que el año pasado.

Los precios de Cambiemos

“El tipo de cambio más contenido contribuyó a la desaceleración de la inflación mensual registrada en octubre, aunque ésta se mantuvo en niveles elevados principalmente de la mano de una inflación núcleo que no cede», remarcó Lorena Giorgio, economista de Econviews.
Por su parte, Gabriel Zelpo, de la consultora Seido, sostuvo que según su medición, los precios en octubre subieron 3,5% y que “lo que ayudó fue que todavía el país se encontraba en un período pre-electoral”.
“Los regulados estuvieron pisados, especialmente naftas, y hubo un impacto de la devaluación menor a la de septiembre”, aseguró el analista. Los productos cuyos precios estuvieron por debajo del mes anterior fueron aceites, electrodomésticos, muebles y paquetes turísticos, explicó Zelpo.
A su vez, Guido Lorenzo, director de LCG Consultora, había adelantado a este medio que la previsión para octubre era de una inflación en torno al 4% mensual, pero enfatizó que “más allá del número en sí mismo, lo que se ve es que ya van varios años con un registro elevado y que va a ser difícil quebrar la inercia».

Efectos de la devaluación

“En el mes se siguió la tendencia a la desaceleración, después del salto cambiario de agosto -que llevó a la inflación de septiembre a casi 6%-, y siguió bajando justamente porque el dólar se mantuvo estable. Las tensiones de octubre, cuando el Central intervino con muchas reservas, pero también dejó subir un poco al dólar, generaron algunas presiones sobre los precios. De hecho, la inflación se aceleró en la última semana del mes, pero sin mostrar esos números espectaculares como en la segunda parte de agosto y la primera de septiembre”, precisó Matías Rajnerman, economista de Ecolatina.
“La suba estuvo liderada por algunos productos estacionales, como ser indumentaria donde impactó el cambio de temporada. También subieron prepagas y atención médica, y alimentos y bebidas en la última parte del mes también subió mucho”, acotó Rajnerman.

Suba de tarifas de servicios

En tanto, un reporte de Nadin Argañaraz y Bruno Panighel, economistas del IARAF, afirmaron que “la cifra del mes de octubre sorprendió con una baja considerable respecto al 5,9% de septiembre, y también respecto a las expectativas oficiales del REM que predecían un 4,2%”.
Sin embargo, los analistas estimaron que la inflación acumulada de los últimos meses dejará un fuerte arrastre inercial para el último bimestre de 2019 y también para los primeros meses de 2020.
“Que el año cierre con una inflación mayor a la de 2018, lo convertirá en el dato anual más alto de los últimos 28 años. Y los precios relativos anticipan que podría haber mayores problemas de cara a 2020. Los salarios posiblemente sigan perdiendo poder de compra y su actualización podría generar aumento de precios vía suba de costos. Las tarifas de los servicios y el transporte no se actualizan hace varios meses y complican la meta fiscal vía mayores subsidios económicos”, explicaron los expertos del IARAF.


COMENTARIOS