EL EMPLEO PRIVADO CAYÓ UN 2,6% EN LOS PRINCIPALES CENTROS URBANOS DEL PAÍS

En el último año se perdieron casi 138.000 puestos de trabajo


El empleo privado cayó un 2,2% en septiembre, el nivel más bajo desde enero del 2014, y se perdieron más de 137 mil puestos de trabajo en el último año, según un informe del Ministerio de Producción y Trabajo.
La cantidad de asalariados privados en septiembre fue de 6.043.000, la cifra más baja desde principios de 2014 y acumuló su decimotercera caída consecutiva. En tanto, el monto de trabajadores registrados del sector privado bajó también un 0,8% con respecto al nivel de agosto, según el sondeo oficial.
El relevamiento registra una pérdida de cerca de 137.800 de empleos registrados en el sector privado en los últimos doce meses. Los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) muestra que la caída de septiembre es similar a la de los dos meses anteriores, ya que en julio había sido de 2,2% y en agosto, de 2,3%.
Los principales rubros afectados en la caída del empleo fueron la industria manufacturera (-4,5% interanual), la construcción (-4,2%) y comercio (-3,6%). Le siguieron el rubro de transporte, almacenamiento y comunicaciones que mostró una contracción de 2,9% respecto a doce meses atrás, hoteles y restaurantes con una baja del 2,4% y el de la intermediación financiera que cayó un 1,6%.

Minería en alza

El sector minero lideró los rubros con mejor desempeño motorizado por la actividad en Vaca Muerta, con un alza interanual de 5,1%, seguido por incrementos leves en agricultura (1,3%), servicios de luz, gas y agua (0,8%) y enseñanza (0,4%). Según las provincias, las principales caídas interanuales en porcentajes se observó en Tierra del Fuego (10,4%), Catamarca (6,7%) y La Rioja (6,4%).
En número de pérdidas de puestos de trabajo la provincia de Buenos Aires fue la más afectada con una caída de 51.300 puestos, seguida por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que perdió 34.800. Los únicos tres distritos que presentaron subas en el empleo fueron la provincia de Neuquén (5,4%), Santa Cruz (1,2%) y Salta (1,1%).

Empleo en blanco

Según un informe del Ministerio de Producción y Trabajo, durante el pasado mes de octubre cayó un 2,6% la cantidad de puestos de trabajo registrados en el sector privado en las principales ciudades del país.
La Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) que elabora la cartera a cargo de Dante Sica asegura además que el mayor retroceso en los niveles de empleos en blanco se dio en el Gran Buenos Aires, con una merma del 3%, mientras que en el resto del país la caída fue del 1,8%.
En tanto, entre los sectores más afectados por esta disminución en el plantel de personal registrado aparecen la construcción, con una baja del 11,1%; la industria con un 4,6%, y el comercio, restaurantes y hoteles con una caída del 3,5%.
A la par del EIL, se presentó también hoy la medición sobre el empleo en blanco en el sector privado que se desarrolla en base al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), y que determinó que en septiembre hubo 12.109.649 trabajadores registrados, lo que significa un 0,8% menos que un año atrás; es decir, 94.187 trabajadores menos.
A su vez, según el SIPA, en septiembre hubo 94.897 asalariados registrados menos que en septiembre de 2018 (-1,0%), y 15.900 menos con respecto a agosto (-0,2%), al tiempo que los no asalariados fueron 710 más que en el mismo mes del año anterior y 9.200 más en relación a agosto (0,4%).

Chubut perdió 5.300 empleos

Entre agosto del 2015 y el mismo mes de este año se destruyeron 21.016 empleos privados y en blanco en las provincias patagónicas. Únicamente tuvo un repunte positivo Neuquén por la actividad petrolera; pero en Chubut, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego no se trasladó la tendencia alcista. En el sector privado chubutense se perdieron casi 5.300 puestos de trabajo en cuatro años.
La destrucción de empleo privada de calidad es una de las peores consecuencias que el macrismo deja en su paso presidencial en las provincias patagónicas, de acuerdo a lo que informa el portal de noticias y análisis El Extremo Sur. Allí también se da cuenta de que durante los últimos cuatro años se perdieron en la región 21.016 puestos de trabajo en el sector privado.
Los peores efectos de las políticas de Cambiemos se produjeron en el inicio de la gestión, pero sobre el final se tocó fondo y no se produjo ningún tipo de recuperación de los empleos destruidos en cuatro años.
Los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación revelaron que en el mes de agosto se registraron 405.201 empleos privados en las cinco provincias patagónicas. Esa cantidad levemente superior a los 403.822 de agosto del 2018 y que los 402.268 contabilizados en agosto de 2017; pero inferiores a los 407.190 informados en agosto del 2016 y muy inferiores a los 426.217 empleos existentes en agosto del 2015.

Abruptas caídas

El panorama en Chubut no difiere del registrado en el conjunto de la región. A lo largo de cuatro años (desde agosto 2015 hasta agosto de 2019) se destruyeron 5.292 empleos privados de calidad y aunque en el último año se produjo una tenue recuperación de 186 puestos de trabajo, no se consiguió remontar las abruptas caídas de los años anteriores.
Santa Cruz es la provincia que más duro sintió el mazazo de la crisis ocupacional en el ámbito privado, ya que en cuatro años vio destruirse 8.145 empleos y al igual que en Chubut tuvo en el último año una muy poco significativa recuperación que apenas se tradujo en 381 nuevos empleos que para nada consiguieron emparejar los perdidos en el arranque del macrismo.
Casi en un pie de igualdad se posicionó el sector privado de la provincia de Tierra del Fuego, la que en cuatro años perdió 8.097 empleos privados y en ese caso la destrucción fue constante y no tuvo desaceleración en el último año donde la retracción alcanzó a 3.722 trabajadores ocupados menos.

A la calle

Río Negro tampoco consiguió escapar a los impactos de la crisis ocupacional y en el período macrista atravesó la pérdida de 7.008 empleos privados. Sólo en el último año retrocedió en 1.114 puestos de trabajo reflejando la continuidad de la expulsión de trabajadores formales en el ámbito privado.
Neuquén fue la única provincia que recorrió todo el período analizado con guarismos positivos, aunque los mismos se desaceleraron notablemente en el último año. En cuatro años el empleo privado neuquino creció en 7.526 puestos de trabajo por el impulso de la actividad petrolera en Vaca Muerta y las actividades conexas; pero en el último año el crecimiento del empleo fue de solamente 5.648 empleos y esa cifra fue muy inferior a casi 12 mil incrementados en dos años y a los casi 10 mil que se habían sumado en los últimos tres años.
Si se separan los datos positivos de Neuquén, el resto de las otras cuatro provincias patagónicas tuvieron en cuatro años una destrucción de empleo privado que alcanzó a 28.542 empleos menos que en agosto del 2015.


COMENTARIOS