PAÍS, GONZÁLEZ Y LUENZO SE OPUSIERON AL PROYECTO DEL MACRISMO

Todos los senadores de Chubut votaron contra la Reforma Tributaria


En paralelo al Presupuesto 2018, el oficialismo consiguió sancionar ayer miércoles en el Senado la ley de reforma tributaria, con la que el Gobierno pretende reducir la presión impositiva en 1,5 puntos del PBI en un plazo de cinco años. El proyecto obtuvo 52 votos a favor, 15 en contra y sólo una abstención, de Lucila Crexell (Movimiento Popular Neuquino). Entre los negativos hay que sumar a los tres senadores por Chubut: Juan Mario País y Nancy González (FpV) y Alfredo Luenzo (Chubut Somos Todos).
El interbloque Argentina Federal, que encabeza Miguel Pichetto, le garantizó a Cambiemos un triunfo por amplia mayoría, frente al rechazo del Frente para la Victoria-PJ, referenciado en la expresidenta Cristina Kirchner, y del interbloque Parlamentario Federal, que lidera el puntano Adolfo Rodríguez Saá.

Rebaja de impuestos

La iniciativa sancionada promueve una rebaja de impuestos distorsivos, como Ingresos Brutos; grava por primera vez la renta financiera; y modifica gravámenes internos, como los que alcanzan al tabaco -se fija una alícuota del 73%- y los combustibles.
No habrá cambios en el impuesto interno al vino, pero sí los habrá en las cervezas, que serán gravadas con una alícuota del 14% en el caso de las industriales, y con un 8% en el caso de las artesanales, es decir, las producidas por pymes.

Menos aportes patronales

Se mantuvo a su vez el actual impuesto del 4% para las gaseosas con jugo de limón, y del 8% para las analcohólicas, con o sin azúcar. El Gobierno pretendía aplicar una alícuota del 17%, pero por presión del mandatario tucumano Juan Manzur dio marcha atrás.
Las empresas no pagarán aportes patronales hasta una remuneración bruta de 12 mil pesos para 2022, en una escala que comienza el año próximo con 2.400 pesos, sigue en 2019 con 4.800 pesos, en 2020 con 7.200 pesos y en 2021 con 9.600 pesos.

Cooperativas no pagarán Ganancias

Otro eje de la reforma es la exención del impuesto a las Ganancias para los inversores no residentes, salvo en el caso de Lebacs.
Para incentivar la inversión, se fijan incentivos para la reinversión de utilidades -se reduce la alícuota del impuesto a las Ganancias de 35% a 25%-, y se establece la devolución anticipada de saldos de IVA por las inversiones que hagan las compañías a largo plazo.
Otro de los puntos destacados es que, por presión de la oposición en Diputados, las cooperativas y mutuales finalmente no pagarán impuesto a las Ganancias.

(El Parlamentario)


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS