NUEVAS FORMAS DE CONTRATACIONES, DERECHOS DE CONSUMIDORES Y NUEVAS NORMAS

Aparecen nuevos dilemas jurídicos para el turismo


Afirman los expertos que en tiempos de calor, a la clásica dicotomía montaña o mar se le suman los dilemas legales que la industria turística debe enfrentar. Los principales desafíos del sector turístico pasarán por las nuevas formas de contratación de servicios, los derechos de los consumidores y la diversidad de normas que lo atraviesan, afirman voces del mercado.
En lo que refiere al negocio online, atravesado por la economía colaborativa, la evolución de la realidad es obviamente a una velocidad mucho mayor que las regulaciones. «Es un desafío el poder brindar un asesoramiento legal preciso y certero a nuestros clientes (internos o externos) ante la existencia de vacíos o ambigüedades legales», reconoce Juan Pablo Alvarado, cabeza de legales en Despegar en declaraciones al Cronista.
El rubro compliance también está a la orden del día en el sector, agrega, y allí el desafío es «seguir capacitando y educando a cada uno de los clientes internos» en la materia.

Los turistas, las estrellas

Para Gustavo Fernández, presidente del Instituto de Derecho del Turismo del Colegio de Abogados de Rosario y responsable del sitio www.turismoyderecho.com.ar, la venta de servicios turísticos por Internet es uno de los temas más candentes del momento.
«Por un lado se incrementó de forma astronómica la utilización de la web para buscar y contratar viajes, hoteles, paquetes, excursiones. Por otro, hay una «brecha de seguridad jurídica», por llamarlo de alguna manera, en lo que se refiere al aspecto normativo», describe.
En lo que hace a derecho del consumo, marca que ha tenido un «fuerte impacto» en los contratos de viaje y en los de alojamiento turístico, al proteger al turista o huésped de los eventuales excesos de los prestadores.
Precisamente, Alejandro Chamatroupulos, voz de referencia en derecho del consumidor, señala como principales desafíos la necesidad de definir si las plataformas de intermediación deben «responder frente al turista por los incumplimientos de quienes, por ejemplo, proveen alojamiento»; la responsabilidad que asumen las agencias de turismo online y si sus operaciones están sometidas al plazo de 10 días de arrepentimiento que prevén las leyes cuando el consumidor contrata electrónicamente, y «la problemática del trato digno y equitativo y la prohibición de discriminación a turistas en vuelos», enumera.

Cada día más especializaciones

El derecho del turismo «se ve atravesado por todas las especialidades del derecho -civil, comercial, laboral, aeronáutico, navegación, penal-, por ello y sin pretender ser una rama autónoma, un primer desafío jurídico es el no reconocimiento como un área específica dentro del derecho», dicen desde el sitio Abogados en Turismo, conformado por un grupo de profesionales especializados en la temática.
«Si pensamos que un contrato de viaje abarca prestaciones como transporte, alojamiento, seguros, excursiones, gastronomía, debemos acordar que cada una de ellas tiene una legislación específica y que todas deben conjugarse armónicamente, y los profesionales del derecho deben integrar leyes nacionales y extranjeras, resoluciones y fallos jurisprudenciales, a fin de solucionar un conflicto propio del sector», redondean.

Contar con seguro, un tema esencial

Para muchos, el seguro médico de viaje es el seguro esencial que todo viajero debe tener antes de salir de su país. Cubre el aspecto más delicado de un imprevisto: la salud del asegurado y –si viaja con su familia– de los suyos. Al viajar a otro país, y saber muy poco de sus sistemas de atención médica u hospitales, el asegurado esencialmente pone en manos de otros la vida propia y de sus seres queridos. Es por eso que debe revisar cuidadosamente si el seguro cumple con los aspectos que desea y necesita ver cubiertos eficientemente. Este es todo un tema que hace a los recaudos legales a adoptar para no encontrarse con sorpresas.
Si bien una de las primeras cosas a tomar en cuenta de un seguro médico para el viaje es los tipos de situaciones y emergencias que cubre y por cuánto dinero, un aspecto que ha causado problemas a muchos viajeros es el tiempo de cobertura del seguro. Debería, como mínimo, cubrir el viaje entero del asegurado (independientemente si se trata de 7 días o 2 meses) y si posible, un poco más (por si existiera la probabilidad de prolongar el viaje). También hay seguros que pueden cubrir una mayor cantidad de tiempo (hasta por 1 año).
Otro aspecto a tomar en cuenta es la presencia de la aseguradora a nivel internacional y, principalmente, en el país que se desea visitar. Si la aseguradora cuenta con representación legal o una sucursal en el destino del viajero, el viajero puede estar seguro de poder mantener una comunicación inmediata y eficaz a la hora de una emergencia médica, además de un servicio rápido y eficiente por parte de los hospitales y doctores afiliados del seguro con el que se cuenta. Todos estos son temas que van cambiando y reactualizándose en el mercado turístico y que requieren de asesores especializados para los prestadores.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS