40 AÑOS DEL DIARIO “EL CHUBUT”, HISTORIA VIVA DEL CUARTO PODER PROVINCIAL

Se cae de maduro


p3Por Marisa Rauta
Porque son buena gente, porque han hecho escuela, porque a don José le hubiera gustado que lo haga y porque tal vez Pablito Dratman lo hubiera hecho mejor. Porque ´Josecito´ tira del carro como nosotros todos los días, porque `Lili´ se la banca, porque son una empresa familiar que la pelea, porque allí se han formado muchos de los nuestros, y porque desde allí muchos otros nos sentimos menos solos en esto que significa hacer periodismo, no podría menos que dedicarle este espacio a los valiosos y madurísimos cuarenta años de historia que cumple nuestro colega diario “El Chubut”.

Y lo dije!
Porque hace rato que a las primicias se las devoró el wahtsap, y a la verdad se lo quiere lastrar el anonimato de los operativos cibernéticos, hoy más que nunca, poner en tinta las ideas, blanco sobre negro, día tras día, es cada vez más para valientes.

Y en esa nos anotamos.
Tal como se lo conoce fue, fundado en 1975 por José María Sáez (padre) y Atilio Oscar Viglione. Con distintas sedes, formatos, cantidad de páginas, peripecias, conflictos internos y externos, El Chubut hizo punta en esto de convertir a los diarios regionales y locales en los “Cronistas de Indias” que visualizan la realidad real de tu baldosa, esa a la que no llegan ni las cámaras amarillas ni los titulares explosivos de los medios nacionales, a no ser que falte material o pase algo simpatiquísimo, ridiculísimo o sangrientísimo.

Testigo material

“El Chubut” nació en la previa tormentosa. Haciendo memoria basta pensar que en 1975 en la Argentina, se produjo un agravamiento de la situación económica, causada por la suspensión en el Mercado Común Europeo de las compras de carnes argentinas, que llevó a la devaluación del peso, la caída de los salarios reales y el aumento de reclamos sindicales. Esto ocasionó la renuncia del ministro de economía, Alfredo Gómez Morales, y la designación en su reemplazo de Celestino Rodrigo, a quien se le encargó instrumentar un plan económico. Para comprender la dimensión del escenario de inestabilidad pero también del estallido de información, las medidas, anunciadas a mitad de año incluyeron una devaluación superior al 100%, el aumento de los precios del combustible del 175%, de las tarifas eléctricas el 75%, y aumentos de otros servicios públicos. Sería el principio del fin del período democrático, para desembocar en el período más oscuro de la historia nacional con la espesa y sangrienta dictadura militar soportada. Ese fue el difícil contexto en que surgió ese diario.
Desde entonces, “El Chubut” no solo ha contado la historia de la gente y los aconteceres cotidianos de las ciudades del Valle y la Provincia del Chubut durante cuatro décadas, sino que a piloteado hábilmente entre los tormentosos y varipintos poderes que han sido ejercidos en las tierras donde las zarzas aún ruedan por la Yrigoyen, viendo pasar los gobiernos de Viglione, de Néstor Perl, jugando fuerte durante los ocho años de Carlos Maestro, reflejando un mandato de Lizurume, siguiendo la gestión de Mario Das Neves por ocho años y ahora festejando el cuarto año de Martín Buzzi. Contar con un cero más que el Ejecutivo, debe ser para la familia de “El Chubut” un verdadero orgullo.
Porque es la síntesis cabal de cómo este, el Cuarto Poder, posee el doble de responsabilidad que los demás poderes del Estado, porque perdura todo lo que su propia capacidad le permite. No sólo debemos ser “votados” día a día por el lector para mantenernos en la cumbre del establecimiento de la agenda de debate pública, sino que de este tren bala que es el periodismo en serio, uno no se baja, generalmente se cae, con la pérdida de credibilidad o se entrega ante las presiones del establismenth.
Lejos, muy lejos de esto, “El Chubut” se ha mantenido en el liderazgo mediático escrito aprovechando su larga y ancha rotativa para demostrar que la opinión pública no es joda, y que cuando hay que pararse de manos para defender los intereses públicos, no hay acuerdo que valga.
Por todo esto, acompañar a la familia de “El Chubut” en tan grato momento es hoy para nosotros un placer como editores `adolescentes´ de El Diario de Madryn, que en meses alcanzará también sus 18 años, oportunidad en que esperamos crecer no solo en alma sino también en cuerpo a nivel regional, y pintarnos de color. Como decía Gabriel García Marquez “La mejor noticia no es aquella que se da primero, sino la que se da mejor”. Felíz cumpleaños amigos!


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS