LA ORGANIZACIÓN DELICTIVA OPERABA EN LAS CHACRAS DEL VALLE

Devuelven cuchillos y boleadoras a víctimas de la banda de Abigeato


El Diario | Regionales

10Los elementos secuestrados durante los procedimientos llevados adelante en relación a la «banda de abigeato» fueron puestos a disposición de quienes certifiquen ser sus propietarios y comenzaron a ser entregados a sus dueños en la comisaría de Gaiman, según lo dispuesto por el Ministerio Público Fiscal.
El pasado lunes 23 de diciembre se hicieron presentes en aquella dependencia policial el procurador general de la provincia, Jorge Miquelarena, quien estuvo acompañado por la fiscal general a cargo de la causa respectiva, Mirta Moreno, contándose también con la presencia de integrantes de la cúpula policial y de la brigada de investigaciones.
Algunos damnificados por los robos se acercaron y pudieron acceder a varios elementos, verificando la propiedad de los mismos. Se trata de cuchillos, diversas herramientas como pinzas, francesas y tenazas, algunos aparejos, juegos de vajillas de porcelana, balanzas, tijeras de esquilar, recados, boleadoras entre otros, convocándose a quienes en su momento efectuaron las denuncias por los hechos, y otros que no la hubieran radicado, para reconocer y hacerse de los mismos.
El doctor Miquelarena manifestó en la oportunidad que desde fiscalía se han pedido las medidas de coerción que se creían convenientes y ahora se debe tratar de llegar al juicio oral buscando la condena de prisión efectiva para que cumplan por el daño ocasionado, asegurando que se ha tratado de reunir la mayor cantidad de evidencias posibles, que posteriormente se transformarán en pruebas, una vez sometidos los involucrados a debate oral y público, mostrándose satisfecho por la tarea llevada adelante desde el Ministerio Público como así también de la Brigada. Coincidió con la fiscal Mirta Moreno en que todos los imputados tienen que estar presos debido a la peligrosidad que representan: «lo pedimos en su momento pero es el juez quien resuelve», manifestó.

El accionar de la banda

La llamada «banda de abigeato» llevaba a cabo hechos delictivos en zona de chacras de las localidades de Gaiman, Dolavon y el resto de la zona del valle, previendo acciones, como la vigilancia de costumbres de los propietarios de las parcelas agropecuarias elegidas. Establecidos los horarios en los cuales no se hallaban moradores en las viviendas, verificaban los lugares donde los animales se encontraban apostados (cuadros), tratando de minimizar los riesgos de sus acciones. Era por ello que en más de un hecho contaban con un vehículo de “soporte” ante cualquier tipo de eventualidad que pudiera surgir, como ser desperfectos mecánicos. persecuciones policiales o huidas, como así también porque podían sustraer una mayor cantidad de animales
La organización, al momento de los hechos, destinaba a una persona para llevar a cabo la tarea de vigía, otro el corte de los alambrados, arriando los animales hasta un sitio que acondicionaban con las características de un corral, realizado con la utilización de alambre o cables de líneas telefónicas. Asegurado el lugar, los animales eran maneados con soga y “despanzados”, y en ciertas ocasiones despostados, preparándolos para su transporte .
Luego del transporte, se llevaban a cabo las tareas de cortes y pesaje respectivo de los mismos, ya sea por “cortes”, o por unidades de animal. Se logró determinar que la modalidad de venta mas práctica para estas personas era mediante la utilización de los mensajes de texto a sus conocidos.
Si bien la modalidad delictiva de la organización se basaba puntualmente en el abigeato, en ocasiones y depende de los actores que llevaban a cabo la acción ilícita, podía darse lugar al robo y/o hurto domiciliario, alzándose de cualquier tipo de electrodomésticos, herramientas, armas de fuego y hasta dinero en efectivo, los que fueron secuestrados y están siendo devueltos a sus propietarios.

Verano Blanco

Las actuaciones, se desprende de una investigación promovida por el Juzgado Federal de Rawson, sobre una red de tráfico de estupefacientes con conexiones a nivel nacional (Chubut, Córdoba y Buenos Aires) que deriva en el operativo antidrogas denominado “Verano Blanco” Policía Federal. Confrontados los datos de la investigación, permitió establecer una conexión entre el tráfico de estupefacientes y el robo de ganado en la zona del valle.

Los involucrados

Aclarando que entre los integrantes de la banda se encuentran un menor y una mujer embarazada, los principales implicados son Mario Raín, sindicado jefe de la organización, el remisero Eduardo Arriagada, involucrado en otras causas, entre ellas la vinculada con el homicidio de la docente jubilada Ana Fontana, siendo los restantes Julio Otero, Alejandro Roberts, Daniel Figueroa y Tulio Casal.

 


COMENTARIOS

Comments are closed.