Comenzó en Alemania la Conferencia de las Naciones Unidas por el cambio climático


Este lunes 3 de junio, en la ciudad alemana de Bonn, comenzó la Conferencia de mitad de año de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, a través de la cual la Alianza Mundial por el Clima y la Salud hace un llamado a que los gobiernos se centren en la salud y la equidad sanitaria, como estímulo para motivar avances significativos sobre cómo se cumplirán los compromisos asumidos durante las negociaciones de la COP28 del año pasado.
El objetivo es que los gobiernos cumplan con el llamado de la COP28 de abandonar los combustibles fósiles; definir un camino para seguir el progreso en la adaptación en la atención sanitaria y otros sectores determinantes de la salud; y considerar cómo garantizar que se aborden las “pérdidas y daños”, incluidos los impactos en la salud. Estas transiciones requieren inversión sustancial para apoyar la acción climática en países de ingresos bajos y medios, por lo que los gobiernos de Bonn también deben avanzar hacia un nuevo objetivo de financiación climática, llamado la Nueva meta colectiva cuantificada, para la COP29 en noviembre de 2024.
“Las políticas nacionales actuales sobre reducción de gases de efecto invernadero nos encaminan hacia un calentamiento de casi tres grados. Quienes sufren las consecuencias de no abordar el cambio climático terminan en nuestras clínicas, hospitales y sistemas de salud, mientras las comunidades enfrentan calor extremo, inundaciones, sequías y pérdidas de cosechas, y contaminación del aire. Es imperativo que los países entreguen Contribuciones Nacionales Determinadas (NDC) actualizadas que se alineen con las acciones necesarias para proteger y promover la salud”, dijo Dra. Jeni Miller, directora ejecutiva de la Alianza Global por el Clima y la Salud.

Temario

La 60ª sesión de los Órganos Subsidiarios de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (SB 60, CMNUCC) se celebrará del 3 al 13 de junio y la cuestión del financiamiento climático ocupa un lugar destacado en la agenda. La conferencia sigue a la Asamblea Mundial de la Salud (WHA 77) de la semana pasada en Ginebra, donde los estados miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) adoptaron la primera resolución sobre clima y salud en quince años, reconociendo que el cambio climático es una amenaza peligrosa para la salud pública mundial y proponiendo medidas globales sobre el clima para proteger y promover la salud. Dado que se prevén reposiciones para los principales fondos de salud mundiales, las finanzas también fueron un tema clave de discusión en eventos paralelos de alto perfil durante la 77ª Asamblea Mundial de la Salud.
“La Declaración de los EAU sobre Clima y Salud de la COP28 fue el momento en que la salud finalmente pasó a primer plano de las conversaciones sobre el clima, y ​​la Asamblea Mundial de la Salud aprovechó este impulso con la resolución de la sobre Cambio Climático y Salud adoptada por consenso por 194 gobiernos nacionales. Esta semana en Bonn, mientras los gobiernos se preparan para la COP29 en Bakú, queremos que este impulso se acelere”, continuó Miller. “Durante décadas, el clima y la salud quedaron al margen de los procesos intergubernamentales nacionales. Ahora la salud debe convertirse en una piedra angular de las negociaciones climáticas de la ONU. Como esta es la primera reunión de la CMNUCC desde la declaración de la COP28, los países deben demostrar que se toman en serio la salud y cómo planean cumplir los compromisos que han asumido con su gente”.
“Los gobiernos tienen la oportunidad clave de dar el siguiente paso en estos compromisos, integrando consideraciones de salud en las actualizaciones de sus Contribuciones Nacionales Determinadas (NDC), previstas para 2025”, dijo Jess Beagley, líder de políticas en la Alianza Global para el Clima y la Salud. “Las Contribuciones Nacionales Determinadas (NDC) son el compromiso nacional que cada país debe desarrollar en virtud del Acuerdo de París y que se espera que se actualicen cada cinco años. Al integrar consideraciones de salud en sus Contribuciones Nacionales Determinadas (NDC) mejoradas previstas para 2025, los gobiernos nacionales pueden comenzar inmediatamente a reflejar, en sus planes climáticos nacionales, los compromisos asumidos durante los últimos meses y esto puede salvar vidas al reducir la contaminación del aire, al fortalecer sus sistemas de salud, coordinar las agencias del gobierno y puede fortalecer el bienestar económico al garantizar una vida más sana y resiliente de las poblaciones”.
“Los países también deben tomar medidas urgentes para abordar los principales impulsores del cambio climático y sus impactos en la salud. Deben comenzar por poner fin a toda dependencia de los combustibles fósiles y financiar acciones para construir sociedades justas y resilientes que protejan a las personas de las amenazas cada vez más aceleradas de la crisis climática”. dijo Beagley. «Los gobiernos deben tomar decisiones basadas en integridad, y libres de la desinformación de los combustibles fósiles, los plásticos, las grandes industrias alimentarias y otras industrias. Es hora de que los grandes contaminadores paguen y aborden los daños que han causado”.
“A pesar de los recursos limitados y la grave falta de financiación, muchos países en desarrollo de ingresos bajos y medianos los países ya están tomando medidas, desde los SIDS (pequeños estados insulares en desarrollo) que están descarbonizando sus economías, hasta países como Malawi, que ha coordinado eficazmente entre departamentos de gobierno para responder a los graves brotes de cólera tras tormentas extremas e inundaciones”, añadió Beagle. “Sin embargo, sin el apoyo que tanto necesitan, lo que pueden hacer los países de bajos ingresos tiene un límite”.
“Sin un financiamiento climático de rápida ampliación, los países menos ricos verán limitada su capacidad para tomar medidas, con graves costos para la salud humana. Las finanzas serán un tema importante en la agenda de la COP29, y es esencial que los gobiernos sienten las bases para un progreso positivo en materia de finanzas ahora, durante la Conferencia de Bonn sobre Cambio Climático – Junio 2024”, dijo Beagle. “El actual sistema financiero global – incluido el financiamiento climático – no sirve a las poblaciones que aparentemente busca proteger y debe ser reestructurado. El cambio climático está afectando la salud de las personas ahora, y los países de bajos ingresos necesitan y, de hecho, merecen apoyo financiero para prepararse y responder a estos impactos de un problema que poco contribuyeron a causar”.

ÚLTIMAS NOTICIAS