Alberto Fernández encara una semana con agenda sudamericana

El presidente Alberto Fernández dedicará la semana próxima a una agenda latinoamericana: recibirá el lunes al presidente electo de Paraguay, Santiago Peña; viajará el martes a Brasil para participar de una cumbre de presidentes sudamericanos que buscará poner nuevamente en marcha la Unasur y luego se trasladará a Bolivia para inaugurar el jueves, junto a su homólogo Luis Arce, la primera obra de conexión eléctrica entre ambos países.

El lunes, a las 9.30 en la Residencia de Olivos, el Presidente -acompañado por el canciller Santiago Cafiero- recibirá a Peña, el candidato ganador del conservador Partido Colorado en las elecciones del pasado 30 de abril en Paraguay, informaron fuentes oficiales.

Aquel día de los comicios, Fernández se comunicó telefónicamente con Peña para felicitarlo por su triunfo y abogó por la unión de Latinoamérica, al señalar que «la integración es el camino».

En la noche del lunes, Fernández y su comitiva partirán hacia Brasilia, sede del encuentro organizado por el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva.

La reunión se llevará a cabo el martes desde las 10 en el Palacio de Itamaraty de Brasilia, con agenda abierta, y con un horario tentativo de finalización a las 18, informaron a Télam fuentes del Gobierno argentino.

Tras la cumbre está prevista una cena, en el Palacio de la Alvorada, en honor a los participantes.

«Integración latinoamericana», el eje central de cumbre

En la reunión se buscará motorizar la Unasur que, con el regreso de la Argentina y Brasil, vuelve a tener los seis países necesarios para poder sesionar, ya que en su carta constitutiva remarca que tiene que tener la mitad de los miembros, que son 12.

Los seis países que actualmente conforman la Unasur son la Argentina, Bolivia, Brasil, Guyana, Surinam y Venezuela. Los seis restantes son Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay. Todos han sido invitados por el Gobierno brasileño, según detalló el jueves pasado el canciller brasileño Mauro Vieira.

La agenda del encuentro será abierta, con la idea principal de convocar a los países que faltan reingresar a la Unasur.

Básicamente los más cercanos serían Colombia y Chile, aunque para poder volver al organismo tienen que pasar por su Parlamento, añadieron las fuentes.

Asimismo, se discutirá la política de integración latinoamericana y llegar a la conclusión de si el mejor mecanismo para lograrlo sea a través de la Unasur y, de este modo, sumarle más músculo político -que ya tuvo su primer gesto con la vuelta de la Argentina y Brasil que anunciaron Fernández y Lula este año- y que sea un espacio estratégico determinante de la presencia internacional de Sudamérica.

Esta actividad será el primer acto político concreto impulsado por el presidente de Brasil, donde explicitará su voluntad de generar el consenso necesario que convalide su vocación de liderar este nuevo proceso de integración.

La historia de la Unasur

El tratado constitutivo de Unasur (TCU) fue firmado el 23 de mayo de 2008 en el marco de la Reunión Extraordinaria de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno, realizada en la ciudad de Brasilia, Brasil. Entró en vigencia en 2011.

Los secretarios generales que tuvo la Unasur fueron Néstor Kirchner, entre mayo y octubre de 2010; María Emma Mejía, excanciller de Colombia, entre mayo de 2011 y junio de 2012; Alí Rodríguez Araque, excanciller de Venezuela; entre junio de 2012 y agosto de 2014; y Ernesto Samper Pizano, expresidente de Colombia, entre agosto de 2014 y enero de 2017.

El 12 de abril de 2019, durante la presidencia de Mauricio Macri, el Gobierno argentino había decidido retirarse del organismo.

«Esta decisión fue tomada en el marco de la crisis que aqueja a ese organismo, manifestada en la acefalía de la Secretaría General por más de dos años, así como una agenda con alto contenido ideológico y muy alejada de sus objetivos iniciales y el desorden administrativo que prevaleció en la organización los últimos tiempos», señaló en aquella oportunidad la Cancillería argentina.

El pasado 6 de abril, el canciller Cafiero publicó en su cuenta de Twitter la nota firmada el día anterior por la cual la Argentina volvía formalmente a la Unasur: «Para el Gobierno argentino es crucial toda instancia que agregue poder de decisión nacional y consolidación de una región cada vez más integrada, con mayor comercio intrazona y mejores niveles de cooperación en pos de su desarrollo», expresó en esa oportunidad.

La cumbre en Brasilia se dará días después de que el propio Lula le pidiera a la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, «darle tiempo» a la Argentina para cumplir los compromisos financieros con el organismo de manera que pueda recuperarse económicamente.

Lo hizo durante el encuentro de media hora mantenido el 20 de este mes en Hiroshima, Japón, donde Lula participó como invitado de la cumbre del Grupo de los 7 (G7), tal como lo había hecho Alberto Fernández en 2022 en Alemania.

Lula colocó la recuperación de la Argentina como uno de los pilares del comercio internacional de Brasil y reiteró que está negociando un auxilio para la Argentina con el Nuevo Banco de Desarrollo, el Banco de fomento de los Brics (Brasil, Rusia, China y Sudáfrica), cuya titular es la exmandataria brasileña Dilma Rousseff.

Tras el periplo en Brasil, el Presidente argentino se trasladará a la ciudad boliviana de Yacuiba, donde el jueves próximo inaugurará, junto a su par boliviano Luis Arce, la primera obra de conexión eléctrica entre ambos países.

Argentina y Bolivia solo tenían hasta el momento conexiones gasíferas en común.

ÚLTIMAS NOTICIAS