LO AFIRMÓ EL PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN GALESA DE TREVELIN, RANDAL ROWLAND

Chubut es un ejemplo único donde los inmigrantes conservaron sus costumbres


A horas de conmemorarse un nuevo aniversario de la llegada de los galeses a la Patagonia, el presidente de la Asociación Galesa de Trevelin, Randal Rowland, recordó el significado de esa fecha para toda la provincia del Chubut: «Hay que entender que la llegada del velero Mimosa, que a veces es visto como un hecho único, aislado, es parte de un movimiento mucho más grande. Los galeses comenzaron a emigrar desde los años mil seiscientos y pico hacia Australia, Sudáfrica, Palestina, la India, Estados Unidos para escapar de la presión inglesa, fundamentalmente para conservar el idioma y la religión. Pero esos intentos fracasaban en el sentido de que no conservaban el idioma».

Ejemplo único

Al llegar a la Patagonia, esta realidad cambió y, según explicó Rowland, «hay una razón muy clara y es que descubrieron que en Chubut prácticamente no había nadie y era un lugar donde podían mantener el idioma, la religión y las costumbres. A tal punto esto fue así que abrigaban el sueño de formar un país aparte, totalmente independiente. Pero ellos en los primeros 12 ó 14 años conservaron en la forma en que ellos querían sus aspiraciones. Chubut es un ejemplo único en el mundo de un proceso inmigratorio en el que se han conservado las costumbres del pueblo que ha decidido mudar de tierra».

Primeras restricciones

Yendo a la cuestión productiva en el Valle 16 de Octubre, el presidente de la Asociación Galesa de Trevelin contó que «a poco de llegar, los galeses formaron la Cooperativa Mercantil, cuando el movimiento cooperativo recién empezaba en el mundo, y llegaron a tener el ferrocarril y una flota de pequeños barcos que llevaba la producción a Buenos Aires. Allí fue que el Gobierno Nacional, que en su momento los había apoyado para que la Patagonia tuviera ocupación, empezó a ponerles restricciones a la colonia galesa, fundamentalmente a través de las escuela donde, hasta ese momento, no se hablaba en castellano. Allí empezaron las rispideces, hubo cosas bastante amargas entre ellos porque los galeses defendieron su postura de mantener sus costumbres».

ÚLTIMAS NOTICIAS

Edición Impresa
Suplemento Patagonia Viva